fbpx

Una familia, rota tras perder a su perrita de caza: «Era muy importante para mi hijo»

Un cazador de Valladolid pide ayuda para encontrar a Nala, una perra de raza braco alemán perdida desde el pasado 22 de enero.

perra perdida Valladolid

El cazador vallisoletano Óscar Paniagua y su familia buscan, desde el pasado 22 de enero, a ‘Nala’, una braca alemana que se les perdió y de la que no tienen pistas desde ese día. «Lo que más nos duele es que mi hijo con Síndrome de Down lo echa de menos», explica su padre a Jara y Sedal, que ofrece su número de teléfono, el 617 40 29 73, por si alguien pudiera dar alguna información sobre el paradero del animal.

«Tiene cuatro meses y medio, es una braca alemana y pensábamos que nos acompañara en el futuro a cazar en nuestro coto de la provincia de Valladolid. Más allá de eso, era una gran amiga y compañera de mi hijo, que la echa de menos desde ese día», asegura Óscar.

Así se perdió la perra

Más imágenes de la perra. © O. P.

La pérdida del animal se produjo cuando un electricista accedió al bloque de pisos en el que Óscar y su familia viven: «Yo la tengo en un patio, en un primero, y él vino a revisar las luces. Abrió la puerta, estaba metiendo material en el portal y el hombre la vio salir de ahí, pero pensó que no era del edificio, sino que se habría metido directamente desde la calle», explica Óscar. «Incluso vio cómo se iba hacia la Plaza de la Cerámica, donde se quedó oliendo otro perro y luego fue hacia la calle de Telefónica», relata.

Cree que alguien de la zona podría haberse quedado con ella

Óscar cree que alguien de la zona podría haberse quedado con ella, puesto que el animal aún no tiene el microchip debido a su corta edad. No obstante, ya ha avisado a todos los veterinarios de la zona para que si les llega un animal de similares características le avisen.

Una niña de 9 años ayuda a buscar a un perro de rehala y enamora a los cazadores

Una niña de 9 años ayuda a buscar a un perro de rehala y enamora a los cazadores
La niña llamando a su perro. © Z. B.

Su nombre es Rocío Carrillo Barroso, tiene 9 años de edad, es de la localidad malagueña de Cortes de la Frontera y hace unos días su imagen tocando el cuerno en el monte enamoró a miles de cazadores. Ahora, Jara y Sedal se ha acercado a la historia que hay detrás de esta bella grabación que su madre, Zulema Barroso Romero, ha enviado a nuestra redacción.