fbpx

CyL paró la caza de control por presiones ecologistas y ahora paga las consecuencias: los daños a la agricultura se disparan

Javier Fernandez-Caballero

El número de hectáreas dañadas por la fauna salvaje aumentó un 25,7% durante el primer cuatrimestre, según Agroseguro. En marzo y abril la caza de control se prohibió por las presiones ecologistas.

Varios jabalíes en una siembra. /Shutterstock

La superficie de agricultura dañada por la presencia de fauna silvestre en Castilla y León ha crecido en casi un 25,7% entre los meses de enero y abril, periodo en el que el número de hectáreas declaradas asciende a 6.833 frente a las 5.437 del año pasado. En este tiempo, el número de siniestros ha alcanzado los 844 frente a los 765 del año pasado, es decir, un 10,3 por ciento más, según los datos facilitados por Agroseguro a la Agencia Ical.

Estas son las consecuencias de la prohibición de la caza de control durante las primeras semanas del estado de alarma. Cabe recordar que en un primer momento la Junta de Castilla y León autorizó estos controles, muy necesarios, pero los grupos ecologistas orquestaron una campaña contra ella en los medios de comunicación que le obligó a recular.

Los accidentes también aumentan, el otro gran problema

Ahora, una vez que el ruido mediático ha cesado, lo que quedan son un gran número de daños a la agricultura que se podrían haber evitado si le Junta de Castilla y León no se hubiera plegado a las críticas ecologistas. Además, tal y como señala a Jara y Sedal Santiago Iturmendi, presidente de la Federación de Caza de Castilla y León, «la situación no solo afecta a la agricultura, los accidentes en carretera ya están aumentando y serán muchos más cuando recuperemos totalmente la movilidad».

Deja una respuesta