fbpx

El Comité Olímpico Español también rechaza el Anteproyecto de Ley de Derechos de los Animales

Las federaciones deportivas españolas afectadas por el borrador del anteproyecto de ley han mostrado, a través de un comunicado, su «preocupación» por éste.

coe ley derechos animales
El COE, reunido para mostrar su apoyo a los deportistas afectados por el anteproyecto de ley. © COE

El unánime rechazo de la sociedad al Anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales presentado por el Gobierno hace dos semanas no solo ha generado malestar entre los propietarios de mascotas, las tiendas de animales, la comunidad científica o el mundo rural en general, sino también en el ámbito deportivo.

En este caso, las federaciones deportivas españolas afectadas por el borrador del anteproyecto de ley han mostrado, a través de un comunicado, su «preocupación» por el texto publicado. Reunidos en la mañana de este miércoles, 20 de octubre, en la sede del Comité Olímpico Español y «ante las importantes repercusiones que podrían generar en el ámbito deportivo nacional e internacional el citado anteproyecto», el presidente del COE, Alejandro Blanco, ha mostrado su «expreso apoyo y sin fisuras a las federaciones afectadas».

Éstas son la Real Federación Española de Caza, la Federación Española de Pesca y Casting, la Federación Española Galgos, la Real Federación Hípica Española, la Real Federación Española de Tiro a Vuelo, la Real Federación Española de Colombicultura y la Real Federación Colombófila Española.

Así es el Anteproyecto de Ley de Derechos de los Animales del Gobierno que ataca a la caza

La Dirección General de Derechos de los Animales anunciaba hace unos días su Anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales. Lo hacía en un acto al que solo invitó a las protectoras animales, a pesar de que la norma afectará a sectores mucho más numerosos e importantes a nivel socioeconómico como el de la caza.

La nueva normativa pretende regular la vida de los animales con actividades profesionales y establece condiciones especiales para canes y caballos -entre otros-, que tendrán que tener una edad mínima para empezar a trabajar y que deberán jubilarse cuando así lo decida un profesional. Asimismo, establece la prohibición de la cría de animales para particulares, impone la castración de todos los perros de los cazadores y obliga a realizar un curso a quienes quieran tener perros, entre otras muchas imposiciones y prohibiciones.