fbpx

La OEC y la RFEC estrechan lazos ante la manifestación del 20 de marzo en Madrid

Las Organizaciones Españolas de Caza y la Real Federación Española de Caza se reunieron el pasado jueves, 17 de febrero, para apoyarse mutuamente de cara a la manifestación del 20M.

Imagen de archivo de una manifestación a favor de la caza en Castilla y León.

El pasado jueves, 17 de febrero, se produjo una reunión entre la Junta Directiva de las Organizaciones Españolas de Caza y la Real Federación Española de Caza, como representante de la organización de la manifestación del 20 marzo en Madrid en defensa del mundo rural. El objeto de la misma era «abordar el continuo y persistente ataque al sector cinegético que se está produciendo desde las administraciones de nuestro país y también europeas», indica la OEC en una nota.

«Los ataques más recientes han sido el anuncio previo de la modificación del código penal, donde se incluirá el maltrato hacia los animales salvajes y la llegada al Consejo de Ministros de la denominada nueva Ley de Bienestar Animal», expone la nota. «Al parecer y según indicó Sergio García Torres, del texto no moverán una coma, por lo que no habrá exclusión para la actividad cinegética ni el mundo del perro», denuncian desde la OEC.

Abordaron esta reunión «desde la perspectiva de colaboración, donde la OEC ha mostrado su apoyo incondicional a la convocatoria». Durante la cita se ha avanzado «más allá de la propia manifestación, estableciendo un principio de colaboración a medio plazo, por la necesidad de mantener la presión sobre el ejecutivo», añade el comunicado. «Todos tenemos claro que la lucha no solo está en la calle, sino también en los medios de comunicación, ámbito político y tribunales», siguen exponiendo.

La OEC está formada por importantes Asociaciones Nacionales del Mundo del Perro, Titulares de Cotos de Caza, Guardas Rurales, Asociación Nacional del Arma y Asociaciones Nacionales e Internacionales de Caza. «Es ahora cuando hay que demostrar unidad total del sector cinegético con el apoyo del mundo rural, pero con un mensaje claro y no difuminado por la caza», concluyen.