fbpx

Los 8 peces más venenosos del mar

Seguro que has oído hablar de más de una de estas especies que a continuación te mostramos. Si eres aficionado a la pesca submarina y has viajado es posible que te hayas topado con alguna de ellas. Pero, ¡cuidado! Todas ellas son altamente peligrosas por su veneno, y suelen atacar si se ven amenazadas.
07/03/2016 | Redacción JyS

El pez globo, de exquisita carne pero potencialmente peligroso

shutterstock_103003142_redim
El pez globo (algunas subespecies son conocidas como pez sapo) está catalogado como el pez más venenoso y el segundo si hablamos de vertebrados. La toxina culpable de la alta posición de este animal en el ranking de los más venenosos se llama tetrodotoxina. Esta sustancia es una neurotoxina que inhibe la transmisión neuronal lo que conlleva  debilidad, parálisis e incluso puede provocar la muerte. Esta toxina se encuentra en el hígado, ovarios, intestino y piel del animal; la musculatura está casi libre, alcanzando niveles relativamente bajos en ocasiones que en todo caso se encuentra dentro de lo seguro para la alimentación. Sólo los cocineros más entrenados y con certificados en el tratamiento de esta especie están autorizados para preparar este pescado para su consumo. Su carne es muy preciada en Japón.

El pez roca, cuidado no lo pises

shutterstock_231522931_redim
El pez roca ha ascendido de posición en los últimos años de acuerdo con algunas investigaciones. Su peligrosidad reside en el factor de su alto grado de mimetismo, ya que se puede asemejar a las rocas donde reside. Inocula su veneno a través de las espinas que posee en su lomo, que extiende cuando se siente amenazado o cuando se le pisa.
El veneno puede expulsar involuntariamente cuando se le oprime, cuanta más presión se ejerza mayor cantidad de veneno inyecta. Habitan la zona Indo-Pacífica y el norte de Australia. El pinchazo de uno de estos ejemplares puede ser terriblemente doloroso, además de provocar la rápida hinchazón de la zona, necrosis del tejido, debilidad muscular, parálisis temporal y en casos muy contados la muerte.

Pez León, no lo toques jamás

shutterstock_311539388_redim
Este llamativo pez tiene espinas venenosas en sus aletas dorsales, anales y pélvicas, cubiertas por una vaina suelta que baja y comprime las glándulas venenosas cuando la espina pincha el tejido. El picotazo de un pez león puede causar dolor agudo, hinchazón, y en casos muy extremos colapso cardiovascular. Suelen habitar la zona indopacífica, pero se ha convertido en una especie invasora; más notoriamente a lo largo de la costa atlántica de Estados Unidos, donde están generando un gran impacto sobre las comunidades del arrecife de coral del Atlántico.

Raya, igual de bonitas que peligrosas

shutterstock_307062512_redim
Las rayas marinas son una de las especies responsables de la mayoría de los envenenamientos de humanos, ya que se entierran en la arena del fondo marino y la gente involuntariamente las pisan al adentrarse en las playas.
El veneno de la mantarraya es un cardiotóxico. La bluespotted y la sureña son dos de las subespecies más venenosas. La bluespotted está dotada de unos puntos azules en su lomo que sirve de aviso para los depredadores de su alta venenosidad.

Pez cofre, no te acerques bajo ningún concepto

shutterstock_269206592_redim
El pez cofre y el chapín pintado están estrechamente relacionados con el pez globo. Aunque no son tan venenosos como su pariente, sí que tienen una impresionante forma de defenderse. Cuando se sienten en peligro, o estresados, segregan en el agua una toxina que se produce en unas células de su piel, envenenando todo su alrededor. El pez cofre de Hawai, en particular, segrega una toxina llamada ostracitoxina que destruye los glóbulos rojos.

Pez cirujano, cuidado con su cola

shutterstock_307108523_redim
El pez cirujano es una especie de pez que se aloja en los arrecifes de coral. Este especimen ataca con unas espinas que se encuentran en la base de su cola. Éstas permanecen dentro de la cola mientras el pez no se encuentra en peligro. Pero cuando el ejemplar en cuestión se siente amenazado las extrae. Además de ser cortantes como cuchillos, las espinas contienen una gran cantidad de veneno que de alcanzarte podría causarte la muerte por Hipovolemia, es decir, el caudal sanguíneo de tu cuerpo disminuye hasta causarte la muerte. Otros sintomas que puede producirte el ataque de un pez cirujano son hipertensión y un dolor extremo.

Pez escorpión, no toques sus aletas

shutterstock_304813886_redim
El pez escorpión, que pertenece a la misma familia que el pez roca y el pez león, alberga veneno en sus aletas. La picadura de este pez puede provocarte un dolor punzante además de una hinchazón casi instantánea que puede extenderse por todo un brazo o una pierna. Suele encontrarse en aguas tropicales.

El pez víbora y su dentadura mortal

viperfish paydaycash.xyz_redim
El pez víbora, que vive en las profundidades marinas, posee una dentadura afilada, con unos colmillos inferiores prominentes que alcanzan hasta la parte inferior de los ojos. Este ejemplar posee un órgano externo que produce luz con la que atrae a sus presas. Hasta que la presa se aproxima, permanece quieto para finalmente atacar. Afortunadamente, este pez altamente venenoso no se interesa por los humanos.

Deja una respuesta