fbpx

Llamamiento a los cazadores de La Rioja para apoyar una ILP a favor de la caza social

Federación de Caza, guardas rurales y aficionados ponen en marcha una Iniciativa Legislativa Popular para evitar que la nueva Ley cinegética acabe con la «caza social».

La Federación Riojana de Caza junto a un grupo de cazadores y guardas rurales ha puesto en marcha, desde esta semana, una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) en contra del anteproyecto de la nueva Ley de Caza de La Rioja. Uno de los puntos que ésta amenaza es la caza social, debido a la nueva distribución de tierras que pueden considerarse coto social, algo contra lo que se han unido cazadores y guardas en una recogida de 6.000 firmas para la que tienen como plazo tres meses que comienzan a contar desde esta semana. No obstante, su objetivo son 30.000 rúbricas.

Una ILP es un mecanismo democrático por el cual las personas pueden presentar iniciativas de ley o hacer alegaciones a éstas (como en este caso), sin ser representantes populares en sus respectivos congresos; dichas iniciativas de ley deben estar avaladas por una cantidad de firmas (en esta ocasión 6.000 como mínimo).

Jorge Alonso, conocido en redes sociales como Guarda Smith, ha narrado a Jara y Sedal todos los detalles de la puesta en marcha de esta ILP con el fin de que se debata de nuevo esta Ley de Caza «que quiere acabar con la parte social del mundo cinegético», denuncia Alonso. «Lo que propone la Ley es diferenciar entre tres tipos de caza: caza de gestión, caza deportiva y caza de investigación. Esto deja fuera a la Federación y a Ayuntamientos, ya que cazamos conejo, jabalí y corzo por gestión, pero ¿cómo cazamos la becada o la perdiz?», advierte el guarda.

Así será el nuevo reparto de tierras que pretende la Ley de Caza

Otro de los puntos polémicos de la nueva Ley de Caza es el reparto de tierras para formar un coto: «Se podrían hacer cotos con terrenos que tengan más de 30 hectáreas, por lo que habrá terratenientes que harán un coto en medio de la nada donde nada tendrán que ver los Ayuntamientos. En ellos, sale una nueva figura, el guía de caza, que sustituye al guarda rural», lamenta Alonso.

Ocho asambleístas federativos ya han presentado esta ILP en el Parlamento regional como primer paso; tras ello, ésta ya ha pasado la revisión porque, según nos indica Alonso, se ajusta a derecho. «Ahora los riojanos censados en La Rioja tenemos que conseguir más de 6.000 firmas, pero nos hemos propuesto el objetivo de llegar a 30.000: somos 8.000 cazadores en toda la región pero queremos demostrar que la caza afecta a más gente», argumenta.

Más razones por las que quieren tumbar la nueva Ley de Caza de La Rioja

Entre otras razones por las que defienden esta ILP tanto Federación como guardas rurales, se encuentra que la caza en esta Comunidad goza del carácter de social en prácticamente su totalidad, ya que está gestionada por los cotos deportivos (sin ánimo de lucro) y municipales, algo que temen que se acabe con la nueva ley de caza.

En cuanto a la propia fauna silvestre se refiere, Alonso asegura que en la región hay «densidades altas de perdiz y liebre en comparación con las provincias limítrofes», además de que el 80% de las jornadas están dedicadas a la caza de gestión, controlando los daños en la agricultura y evitando accidentes de tráfico.

33 guardas rurales en activo pagados por los cazadores

Alonso también defiende que, en la actualidad, hay 33 guardas rurales en activo pagados por los cazadores y en constante colaboración con la Consejería de Transición Ecológica y el Seprona.

De esta Ley también dependen, en palabras de Alonso, secretarías de acotados, técnicos, armerías, tiendas de ropa especializada, carnicerías, casas rurales, gasolineras, restaurantes, bares en los pueblos, veterinarios, tiendas de mascotas , guardas… «formando parte de los 187.000 puestos de trabajo que genera la caza en España».

En La Rioja hay, en la actualidad, 5.977 cazadores federados y se trata del tercer deporte con más federados en España en 2020, solo por detrás del futbol y baloncesto. Además, hay miles de aficionados de otras provincias que van a La Rioja por la caza, «donde más se necesita, en la Rioja vaciada, generando recursos y trabajo. Además de cazar van a restaurantes, gastan en los pueblos, compran vino…», argumenta el guarda que teme que, de probarse la nueva ley tal y como se ha planteado inicialmente, todo ello puede peligrar.

Si cazas en La Rioja y estás interesado en aportar tu firma a esta ILP, Alonso indica que esta se puede rubricar en las armerías de Logroño, en distintos puntos de los municipios que las Sociedades Deportivas han habilitado o contactando con el guarda rural más cercano a tu municipio.