fbpx

Una liebre se encama en mitad de una charca de agua y deja atónitos a los galgueros

El refrán que dice que «donde menos te lo esperas salta la liebre» lo inventaron rabonas como esta, encamada en el lugar que más insospechado.

Edu Pompa

Puede que la sabiduría popular no sea tan precisa como la ciencia, pero acierta. Prueba de ello es la liebre que hoy traemos en este vídeo. El refranero popular, que es sabio, siempre ha dicho que «donde menos se lo espera, salta la liebre». El proverbio alude a la facilidad que tiene este animal para encamarse en los sitios más insospechados, algo que queda confirmado con las siguientes imágenes.

En ellas podemos ver a un grupo de galgueros que camina cazando con sus perros atraillados cuando de pronto se topan con una liebre encamada en mitad de una charca de agua. La rabona aprovecha un promontorio existente para excavar su cama y aguardar a que pase el día. Sin duda alguna toda una ‘fortaleza’ que la mantiene protegida frente a sus depredadores terrestres.

Pero nada escapa al ojo bien entrenado de un veterano galguero, así que los cazadores no tardan en descubrirla. Por fortuna, uno de ellos pudo grabar la escena con su teléfono móvil. Unas imágenes que nuestro seguidor Alberto García ha hecho llegar a nuestra redacción y que compartimos a continuación.

¿Come la liebre carne o carroña? Otra creencia popular

Existe la creencia popular de que las liebres consumen carne o restos de ella de los cadáveres que se encuentran en sus correrías nocturnas. Independientemente del mito tradicional, se conocen bien sus preferencias por las zonas adyacentes a los restos de cadáveres, y aunque el consumo directo no es del todo descartable sí se ha comprobado que los pastos de tales zonas son más ricos en calcio y fósforo y con frecuencia crecen más, pudiendo facilitar una dieta más completa.

También se alimenta de sus heces

La liebre es un animal que aprovecha  bastante bien los alimentos que ingiere, incluso los más leñosos, ya que practica la cecotrofia, un patrón que comparte con el conejo: consiste en la producción de dos tipos de excrementos, unos más claros y duros que elimina –y que son observables en el campo– y otros, los cecotrofos, que son oscuros, recubiertos de mucus, elaborados en el ciego y que ingiere directamente del ano durante los períodos de reposo. 

Si quieres conocer más secretos sobre nuestra liebre ibérica te recomendamos este artículo en el que analizamos a fondo a esta extraordinaria especie.