fbpx

La Ley de Bienestar Animal inicia su trámite el viernes pero no se aprueba, aclara la FCCV

La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana ha publicado una nota para aclarar cuál es el recorrido que aún tiene por delante la norma.

Debemos de tener mucho cuidado con el ejercicio intenso en las horas más cálidas del día. © Jara y Sedal
Debemos de tener mucho cuidado con el ejercicio intenso en las horas más cálidas del día. © Jara y Sedal

Tras la reciente noticia que muchos medios han dado sobre la ‘aprobación’ el próximo viernes de la Ley de Protección y Derechos de los Animales por el Consejo de Ministros, la Federación de Caza de la Comunidad Valenciana ha emitido una nota para aclarar algunas cuestiones:

  • No se trata de la aprobación definitiva de la norma, sino que únicamente continúa el trámite para su aprobación parlamentaria.
  • A partir del próximo viernes podría abrirse el plazo para el trámite de información pública y desde la Federación se presentarán las alegaciones y consideraciones oportunas.
  • De seguir su curso, el texto aprobado por el Consejo de Ministros pasará al Congreso de los Diputados para la presentación de enmiendas y su posterior debate.
  • No es el único golpe a la caza. Está en trámite la reforma del Código Penal que puede conllevar el fin de la caza, equiparando cualquier animal a los animales domésticos.

El presidente de la Federación de Caza, Raúl Esteban, que comparecerá el próximo martes en Les Corts en la Comisión de Agricultura, precisamente en el marco del debate de aprobación de la Ley de Protección Animal de la Comunidad Valenciana, manifiesta su preocupación por el borrador del anteproyecto de la ley nacional, remitido por la Dirección General de los Derechos de los Animales. Ante la gravedad de la situación, alienta a todos los cazadores a acudir a la manifestación del 20 de marzo en Madrid para defender su derecho a cazar y para que se tenga en cuenta a los cerca de un millón de cazadores españoles. La Ley tal y como está planteada obliga a la esterilización obligatoria, prohíbe la cría de animales por particulares y pone en riesgo a las rehalas, la montería, la cetrería, la perdiz con reclamo, la caza menor con perro y la actividad cinegética en general.