fbpx

Una joven rehalera graba este emotivo vídeo que defiende la igualdad de género en la caza

Esta joven cazadora hace un alegato en defensa de la mujer cazadora y rehalera que «pisa tan fuerte las críticas como el monte».

La joven rehalera, con sus perros. © M. A.

La joven cazadora malagueña Mariló Aranda ha grabado un vídeo en defensa de la caza, la rehala y sus valores que se ha hecho viral a través de Instagram. La grabación, filmada durante varias monterías en las que ha participado esta joven, muestra la verdad de esta actividad.

«Todos los vídeos son de monterías en pueblos de Málaga, puesto que soy de Álora y normalmente monteo por los municipios cercanos», explica la joven en declaraciones a Jara y Sedal. En su producción le ha ayudado su pareja, Toni, que comparte afición con ella.

«Comencé a montear el 8 de diciembre de 2018 y ese mismo día fue mi bautizo como montera, aunque tengo que reconocer que hay días en los que me agoto mucho monteando y días en los que sufro mucho porque el monte no está muy bueno para anda, pero aún así desde el primer día que comencé con la caza mayor hasta el último tengo claro que lo mío es ser rehalera», defiende la joven.

Aranda, además, publica con asiduidad más vídeos a través de sus perfiles en redes sociales que son un alegato en defensa del mundo cinegético y rural.

El texto que la joven narra

A ti, mujer madrugadora, fuerte y valiente. A ti que has tenido que luchar el doble para conseguir estar donde estás. A ti, mujer valiente, que has dado la cara por la caza y has decidido tirarte al campo y demostrar que las mujeres también podemos.

A ti, que has pisado tan fuerte las críticas como el monte. A ti que no te paran ni los días. Este viva va para ti. Porque no todo el mundo es capaz de hacer esto.

Estoy segura que muchos sueñan con poder hacer esta experiencia pero no todas son capaces de poder decir ¡aquí estoy yo!  Ya puede nevar, llover o hacer cuarenta grados, que aquí estoy yo.

En especial a ti, mujer rehalera. Corazón de la montería que se deja la piel en el monte. A ti, que te despiertas bien temprano para llegar a los corrales y ponerte a cargar los perros sin apenas sentir con el frío los dedos de las manos. A ti, que a pesar del madrugón, llegas de las últimas al desayuno. Que demuestras valentía con cada agarre y que nada te frena a pesar de las complicaciones.

A ti, que con dolores e incomodidades sales a darle todo y que cuando llegas a las tantas.

A ti que te conformas comiendo a veces las sobras de los demás y a ti que te valoran muy poco pro todo lo que haces. A pesar de todo el esfuerzo, alguna vez tienes que escuchar: ¿Cómo vas a montear tú? Las mujeres para eso no sirven…

Déjame decirte algo: mientras tú estás sentado con tu arma, yo estoy rompiendo monte, dejándome la voz en él para que esa pieza llegue hasta ti,

Triste que te tengan que decir que las mujeres no pueden romper monte cuando hemos estado dos o tres horas tiradas por el suelo, y todo para que tú pases un buen día.  Duele ver que personas así, por suerte son pocas, pero las hay.

Las mujeres también podemos y seguiremos atándonos las botas bien fuerte para que nadie, nunca jamás, nos desate los cordones.

¡Viva tú y viva tu valentía, mujer cazadora!