A pesar de no ser lo habitual, hay ciertas ocasiones en las que la naturaleza nos sorprende con ciertos aspectos que no habíamos visto nunca antes. Una gran parte de ellos tienen que ver con los animales que habitan en ella y algo así es lo que esta joven pastora nos muestra en el siguiente vídeo con uno de sus corderos.

Para su sorpresa, esta trabajadora del campo se topó con una imagen que no esperaba después de que una de las ovejas de su establo diera a luz a dos crías. «Cuando son primerizas, sobre todo, quieren protegerlas tanto que se las comen», cuenta la joven.

Nazaret Martín, la pastora de la que hablamos, ha mostrado que, como consecuencia de ello, al macho de los dos corderos le falta medio rabo. «Para que veáis cómo es la naturaleza», expone.

Una forma de «protección» de las ovejas madres

Asimismo, la joven también enseña en el vídeo una oveja que, a pesar de haber dado a luz a dos crías, tiene con ella a una más. «Da de mamar a todos los corderos y se lo ha robado a otra madre», ha justificado Nazaret.


¿Dar un cachete a tiempo a un perro? Esta joven pastora explica cómo educa a sus mastines


Después de esto y en compañía de su madre, la pastora decide abrirle la puerta a todas las ovejas. Así, ambas tienen la oportunidad de ir comprobando cómo, poco a poco, los pequeños corderos del establo van empezando a orientarse.

De este modo, la intención de Nazaret al grabar las imágenes y colgarlas en su canal de YouTube es mostrar a sus seguidores cómo es la pura realidad de la naturaleza y las curiosas escenas que se pueden encontrar en ella sin ningún tipo de intervención del ser humano.