fbpx

La ciudad de Tarragona ya da cobijo a más de 200 jabalíes, según los expertos

jabalina perrito

El aumento de la población de jabalíes y la familiarización de éstos con el entorno humano no es nada nuevo. Como contamos periódicamente en este medio, los suidos cada vez están más presentes en nuestras calles y no dudan en mostrar su agresividad cuando son molestados. En el caso de Tarragona, la ciudad catalana ya da cobijo a más de 200 jabalíes, según ha denunciado el presidente de la federación Catalana de Caza Territorial de Tarragona, Joaquim Vidal.

Vidal ha explicado que los animales se mueven en camadas y que buscan zonas boscosas del entorno de Tarragona. De hecho, ha focalizado su presencia en los bosques entre el río Francolí, San Salvador, los Pallaresos, El Catllar, la Riera y la punta de la Mora. Alertó, además, que se están acostumbrando a vivir junto a los humanos y son una especie que no adolece y se adapta muy bien al medio.

El problema de los jabalíes en Tarragona, en la voz de un científico

Por otro lado, en declaraciones a Diari de Tarragona del doctor en biodiversidad urbana Jaume Marlès, el incremento de jabalíes y su expansión hacia zonas urbanas «va en aumento en general» y manifiesta que su proliferación se considera «una plaga». «El aumento de la masa forestal y el hecho de que a menudo encuentran un hábitat idóneo en zonas urbanas ha propiciado que se adapten», indica.

«Está pasando en muchas ciudades, los jabalíes son animales salvajes, pero donde encuentran alimentos está en la ciudad. Como el sector primario ha disminuido mucho por todas partes, en las ciudades se alimentan de contenedores y papeleras», explica, recalcando que los jabalíes no tienen que tener de comer al alcance, ya que el animal, a largo plazo, se puede acabar habituando y el medio urbano no es su hábitat natural.

Marlès recomienda no dar de comer a los jabalíes y «mantener los contenedores de la basura en lugares inaccesibles» para ellos. «A menudo los mismos jabalíes tiran los contenedores y se alimentan con eso», alerta. «Es peligroso porque estos animales se consideran una plaga, hay un peligro de accidentes de tráfico, puede comportar problemas», dice.