fbpx

Caza un jabalí de 65 kilos con unos exagerados colmillos de 24 y 28 centímetros

A 70 metros de distancia, el joven de 19 años Fran Masià abatió junto a su padre y con escopeta este pequeño pero bien armado jabalí en la zona norte de Castellón. Nos cuenta cómo sucedió.
8/5/2019 | Redacción JyS

jabalí
El jabalí y sus enormes colmillos, al lado de la tablilla. / F.M.

Durante todo el invierno, en Jara y Sedal hemos dado cabida a los mejores jabalíes de la temporada de caza mayor. Hoy, es protagonista una de las últimas capturas del joven castellonense Fran Masià, de 19 años de edad, que logró abatir junto a su padre con escopeta en la zona norte de la provincia de Castellón un jabalí que tenía la friolera de 24 y 28 centímetros de longitud en cada uno de sus colmillos… ¡y con sólo 65 kilos de peso!
Aunque no llevó a homologar el trofeo, sí que se queda con la satisfacción de haber logrado una de las grandes capturas de los últimos años en la zona como así ha relatado para Jara y Sedal. Se trata de un lugar específico en el que las jornadas cinegéticas tan sólo pueden realizarse con escopeta y durante mes y medio al tratarse de una de las zonas más abiertas y llanas del coto.
jabalí
Otra imagen del pequeño jabalí con sus grandes colmillos. / F.M.

Disparo a tres metros en medio de un barranco

Aquel día, mientras los perros bajaban a toda velocidad por un barranco, el joven vio cruzar junto a su padre el pequeño pero bien armado jabalí y, «visto y no visto», disparó de manera instintiva a 70 metros de distancia cuando el animal pasaba por el estrecho paso en el que estaban situados ambos. Cayó desplomado tras dos disparos con su escopeta Beretta y la sorpresa fue que, al acercarse, vieron que contaba con unos colmillos exagerados.

jabalí
El jabalí, desde otra perspectiva. / F.C.

«Nos sorprendió muchísimo el pequeño tamaño del cuerpo en comparación con lo importante de su trofeo», destaca sobremanera Masià para este medio. Cuando el resto de la cuadrilla llegó al lugar, no daba crédito a lo que estaba viendo: «No se creían lo aparatoso de sus colmillos», relata el joven, que explica que en esta zona norte de Castellón, se están convirtiendo en característicos estos animales pequeños «pero viejos y bien armados», explica, aunque no tanto como éste.
Durante el resto de la temporada, el joven Masià y su padre aprovechan para cazar la menor «porque en nuestra zona tenemos plaga de conejo», además de abatir zorzal, perdices y becadas.
En relación a la gran temporada de jabalíes en la provincia de Castellón, destacamos por ejemplo el caso en el que un grupo de jóvenes cazadores consiguió abatir también en esta zona al gran animal cuyo rastro habían advertido hace días. El animal cargó contra uno de los hombres, que logró abatirlo a cinco metros.

Otros grandes jabalíes de la temporada pasada

jabali
Ramón Valentín-Gamazo, a la derecha, con su amigo Manuel (centro) y su hermano Asís (izquierda).

Ha sido una temporada de grandes jabalíes y de ello se ha hecho eco Jara y Sedal: otro destacado fue el caso el del cazador que se fue de espera en Nochevieja y cazó un enorme jabalí de 140 kilos. Nada más tomar las uvas y dar la bienvenida al 2019, Ramón Valentín-Gamazo decidió irse de aguardo a un maizal de Valladolid para esperar a un jabalí. Jamás pensó que empezaría el año con tan buen pie…
Asimismo, recordamos el caso en el que un cazador abatió tras cuatro meses de aguardos un extraordinario jabalí de 125 kilos. El animal había dado esquinazo al hombre en tres ocasiones. La cuarta vez que cruzaron sus caminos consiguió cazarlo después de cuatro meses siguiendo su rastro.
Aunque ocurrió fuera de nuestras fronteras, también fue viral el monstruoso jabalí de más de 300 kilos que destrozaba unos huertos. Los agricultores de la zona estaban hartos de los daños que había ocasionado en los campos de la región durante las últimas noches.

One Comment

  1. Francisco Pérez Sevillano

    Visualizadas las imágenes tanto del animal abatido, como de la tablilla, así como la información contenida de nuestro joven y amigo cazador. Tengo la sensación que se trata de un animal enfermo, bien sea por parásitosis, desnutrición, etc. Sin desmejorar el lance que es lo más importante no lo olvidemos. Ha hecho bien en no evaluarlo, ya que este tipo de anomalías no lo suelen valorar bien la junta nacional de implicación. De todas formas, mis más sincera enhorabuena.

Deja una respuesta