fbpx

Dos investigados por colocar 36 lazos en los que cayeron cuatro zorros, tres perros y tres jabalíes

Agentes de la Guardia Civil han puesto a disposición judicial en calidad de investigados a dos hombres por colocar lazos en los que murió el perro de un agricultor, entre otros animales. Ha sucedido en Algarinejo (Granada).

lazos

La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial en calidad de investigados a dos hombres de 57 y 35 años como presuntos autores de un delito relativo a la protección de la flora y la fauna por colocar lazos de cable de acero en el término municipal de Algarinejo (Granada), tal y como ha informado la Guardia Civil.

Los agentes localizaron 36 lazos de acero y ha encontrado cuatro zorros, tres perros y tres jabalíes muertos y atrapados en los lazos. Los investigados, según afirma el instituto armado, querían proteger los conejos de la zona de sus depredadores naturales, colocando los lazos, un método masivo y no selectivo.

Un perro de un agricultor de la zona, muerto en una de las trampas

Mientras recogía aceituna un agricultor de la zona perdió de vista a su perro y no localizó al animal hasta el día siguiente, ya sin vida, atrapado en uno de estos lazos. No obstante, unos días antes, el 13 de marzo, un ciudadano había informado a la patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de Loja que en el paraje Las Estubillas de Algarinejo se había encontrado varios animales muertos atrapados en lazos.

Los agentes del Seprona inspeccionaron el lugar y localizaron 27 lazos fabricados con cable de acero galvanizado estratégicamente dispuestos en torno a las madrigueras de los conejos; los cadáveres de dos zorros, dos jabalíes y un perro; así como dos perros que aún estaban vivos y a los que liberaron.

Más animales muertos en los lazos

Una semana después, en otra inspección en el coto, los agentes del Seprona de Loja descubrieron otros ocho lazos y los cadáveres de otros dos perros. Y el día 29 encontraron otro lazo activo y los cadáveres de dos zorros y un jabalí.

Las pesquisas que realizaron los agentes del Seprona a continuación permitieron identificar a dos individuos como los responsables de la colocación de los lazos.