El black bass es una de las especies que más adeptos a su pesca tienen en nuestro país. Su periodo de principal actividad es la primavera y el verano, que es cuando comienza la verdadera ‘fiebre’ de los amantes de la pesca deportiva por conseguir grandes piezas en nuestros pantanos. Pero hay muchos otros que aún no han reparado en ella o aún no están ‘picados’ a este animal, por ello hoy traemos varios consejos para iniciarte en la pesca del black bass.

Para iniciarse, el conocido pescador Marcos Elena, guía de pesca en Castilla y León, explica en qué se gastaría sus primeros cien euros si ahora tuviera que comenzar en la pesca de esta especie. En sus vídeos Elena comparte tutoriales de pesca, trucos, consejos, técnicas, señuelos y otros aspectos relacionados con la pesca a spinning.

La línea

Elena elige una línea de fluorocarbono de un diámetro de 0,30 mm: «Es la línea más polivalente y la mejor para empezar con la mayoría de los señuelos». El segundo elemento serán los anzuelos, otra herramienta fundamental: «No iría a ahorrar; en este caso, pensando que tenemos un presupuesto limitado, iría a dos tipos de anzuelos y de tamaños. Por un lado, anzuelos curvos tamaño 3/0 y, por otro, anzuelos rectos con un 2/0».

Anzuelos y plomos

Junto con los anzuelos, otro elemento que «nos va a dar más opciones y alternativas, jugando con distintas profundidades, son los plomos». En este caso «tenemos plomos tipo bala con diferentes pesos y también podríamos hacernos con plomos tipo perdigón».

Los señuelos

En cuanto a los vinilos se refiere, recomienda adquirir unos cinco modelos: una lombriz de unas cinco pulgadas con colores naturales, una lombriz para pescar a la caída, de imitación de cangrejo, un vinilo de tubos que son polivalentes, y un vinilo imitación alburno.

Para acabar, recomienda unos señuelos duros «que nos pueden dar cosas interesantes que los vinilos no harán: un jerbait en primer lugar, especial para black bass, una spinner con un alambre más fino y, por último, un señuelo paseante de superficie».