fbpx

La hilarante comparación de Pérez-Reverte entre los perros de antes y los de ahora

Arturo Pérez-Reverte publicó en su cuenta de Twitter dos memes en los que hace una mordaz critica a la evolución del trato que la sociedad millenial da a nuestros perros.

Redacción JyS

Pérez-Reverte

Que Arturo Pérez-Reverte es un defensor a ultranza de los animales está fuera de toda duda. Basta con entrar en su cuenta de Twitter para encontrar cientos de ejemplos de su lucha contra el maltrato animal.

Lo que nunca escapa a su ácida reflexión es la consideración que se les da desde amplios sectores de la sociedad urbanita, algo que muy especialmente sufren nuestros perros.

La evolución, según Pérez-Reverte

El sábado 21 de marzo el escritor publicaba el siguiente meme en su cuenta de Twitter. En él muestra de manera contundente una forma de maltrato animal extendida y aceptada en las sociedades urbanitas. Un maltrato que despoja a los animales de su verdadera esencia.

Perros de guerra frente a perros millenials

Poco antes, el mismo sábado, Arturo Pérez-Reverte había recurrido a otro meme, también protagonizado por perros, para hacer una reflexión sobre la sociedad actual y su manera de afrontar la guerra en la que estamos inmersos: la pandemia del coronavirus.

«El horror es un perro que te mira»

Un día antes, Pérez-Reverte había tuiteado una conversación con José Luis Márquez, el cámara de TVE con el que protagoniza su libro Territorio Comanche, basado en su experiencia como reportero de guerra en el conflicto de los Balcanes.

En apenas 240 caracteres, el excorresponsal de guerra hace un descarnado retrato de cómo muchos jóvenes están afrontando la cuarentena impuesta por la pandemia del coronavirus.

«Hablo por teléfono con Márquez: Chicos de veinte años diciendo que están hartos y aburridos. Joder, llevan una semana. Acuérdate de Sarajevo: cuatro años encerrados en sótanos bajo las bombas, sin luz ni calefacción. Y cuando salían a por agua, los francotiradores los mataban».

De sus dos décadas como reportero de guerra, como confesaba en mayo de 2019 en un encuentro con José Luis Márquez, a Pérez-Reverte le persigue una persecución: la de un perro con una pata rota en el Líbano: «el horror es un perro que te mira».

Pérez-Reverte rompe una lanza por la caza

Arturo Pérez-Reverte no es cazador. «No me gusta cazar. No lo hice nunca. Y no tengo simpatía por los que matan animales que no se van a comer, cazando sólo por el placer de matar. Aunque comprendo que cierta clase de caza responsable en determinados momentos y lugares, muy vigilada y regulada, es incluso necesaria». Así contestaba el escritor a la pregunta de un internauta sobre su posición hacia la caza.

Apenas unos días después publicaba un tuit en el que calificaba de disparate la suspensión de la caza en Castilla y León.

Deja una respuesta