fbpx

El Seprona los denuncia tras pillarlos con 1.104 perdices para una suelta sin permisos

Los autores han sido denunciados por la carencia de la guía de origen y sanidad pecuaria, de la autorización para transportar animales vivos y del certificado de desinfección del vehículo para llevar perdices.

Perdiz roja. © Ángel Vidal
Perdiz roja. © Ángel Vidal

La Guardia Civil ha formulado varias denuncias administrativas por transporte ilegal y suelta no autorizada de cientos de perdices para la realización de una tirada en un terreno cinegético del término municipal de Chiva (Valencia). La actuación se llevó a cabo tras interceptar un transporte con más de 1.100 perdices destinadas a ser abatidas de forma ilegal.

Según ha informado el instituto armado en un comunicado, tras una investigación por parte de la Patrulla de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil de la Comandancia Valencia, la tarde del pasado día 14 de noviembre, en colaboración con la Patrulla de Protección de la Naturaleza la Guardia Civil de Benaguasil, se dio el alto reglamentario a un camión procedente de la provincia de Lleia.

Los agentes procedieron a la identificación de los ocupantes del vehículo, en cuya parte trasera hallaron 92 cajas de cartón que albergaban 12 aves cada una, hasta sumar un total de 1.104 perdices. Durante la investigación, los agentes averiguaron que la intención de los ocupantes del camión era soltar las perdices en un coto del término municipal de Chiva, cuyo presidente de forma previa supuestamente había permitido esta acción sin los permisos reglamentarios.

Una de las perdices intervenidas por la Benemérita. © Guardia Civil
Una de las perdices intervenidas por la Benemérita. © Guardia Civil

4 denuncias por diferentes infracciones

Los autores han sido denunciados por la carencia de la guía de origen y sanidad pecuaria, de la autorización para transportar animales vivos y del certificado de desinfección del vehículo, así como también por no llevar agua ni comida para las aves.

Igualmente, el presidente del coto no mostró a los agentes la preceptiva resolución de la Conselleria competente en materia cinegética que autorizara la adquisición y suelta de la aves. Gracias a esta intervención se evitó las posibles consecuencias perjudiciales para la fauna autóctona de la zona.

Los hechos han sido puestos en conocimiento de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana (Secciones de Ganadería y de Caza y Pesca).