fbpx

La Guardia Civil hace una ‘espera a otro furtivo en Cuenca y lo detiene al llegar al coche

Tras la ‘aguardo’, los agentes identificaron al conductor e inspeccionaron el vehículo, hallando un arma oculta bajo unos sacos junto un machete de grandes dimensiones y munición del calibre del arma hallada.

furtivo
Foto: Guardia Civil

Una patrulla del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Cuenca ha formulado varias denuncias contra un furtivo que fue sorprendido en el entorno de la localidad de la localidad de San Clemente.

Según informa la Delegación del Gobierno en nota de prensa, sobre las 21.00 horas del 10 de mayo la patrulla observó cómo el cazador se dirigió a una zona de monte y siembras de cereal y una vez en la zona, el conductor estacionó el vehículo en un lugar escondido.

Ante la sospecha de que el individuo en cuestión, debido al paraje donde se encontraba y haber dejado oculto el turismo, pudiera realizar alguna actividad relacionada con el furtivismo, los guardias civiles realizaron una ‘espera’ en las cercanías del vehículo, donde comprobaron que el hombre que se aproximó al vehículo introducía un rifle en el maletero, donde lo tapó con unos sacos.

Debido a la situación, los agentes identificaron al conductor e inspeccionaron el coche, hallando el arma oculta bajo unos sacos, en los cuales se apreciaban manchas de sangre. Además del rifle, fue hallado un machete de grandes dimensiones y munición.

Por todo lo expuesto, se procedió a formularle varias denuncias ante la Delegación Provincial de la Consejería de Desarrollo Sostenible en Cuenca y Subdelegación del Gobierno de Cuenca por supuestas infracciones a la Ley de Caza de Castilla-La Mancha y a la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana, además de por haberse saltado el estado de alarma.

La Guardia Civil caza a un madrileño que recechaba corzos en Burgos tras hacerle una ‘espera’

furtivo
El arma con el que se habría realizado la infracción. / Guardia Civil

La Guardia Civil ha identificado y sancionado a un vecino de Madrid, de 57 años, al que pillaron in fraganti recechando corzos en un coto privado de caza de la Ribera (Burgos). El hombre carecía de autorización, lo que supone un incumplimiento del estado de alarma. En concreto, no solo incumplía el confinamiento, pues el suceso se produjo en abril, sino que además infringía la prohibición de ejercer la caza. Te lo contamos aquí.

Deja una respuesta