fbpx

Así destruyó la Guardia Civil 1.200 armas de caza: fundiéndolas en una siderúrgica

Tras su traslado hasta una empresa siderúrgica, las armas fueron reducidas a chatarra el pasado mes de mayo a través de un proceso de fundición.

© Guardia Civil

Agentes de la Guardia Civil de la Comandancia de Cáceres han llevado a cabo la destrucción de 1.275 armas que se encontraban depositadas por diferentes motivos en las distintas intervenciones de Armas y Explosivos de la provincia. Tras su traslado hasta una empresa siderúrgica, fueron reducidas a chatarra a través de un proceso de fundición.

Las armas destruidas fueron mayoritariamente escopetas, aunque también había rifles, carabinas, pistolas, revólveres, armas de aire comprimido, detonadoras, armas blancas y de otros tipos, explica en nota de prensa la Guardia Civil y que recoge Europa Press.

Entre las armas reducidas a chatarra se encuentran las de propiedad particular cuyos propietarios han solicitado su destrucción, aquellas cuya baja ha sido decretada por la autoridad judicial o administrativa, las depositadas a disposición de particulares, una vez transcurrido el plazo máximo de depósito, así como las que no fueron adjudicadas en la subasta de armas realizada el pasado mes de febrero, y las incluidas como prohibidas por carecer de marcas, números o punzones obligatorios de un banco oficial de pruebas, según viene establecido en el vigente Real Decreto 137/1993, de 29 de enero por el que se aprueba el Reglamento de Armas.

De este modo, el número de armas destruidas en la Comandancia de Cáceres se ha incrementado «progresivamente» durante los últimos años. La Benemérita recuerda, asimismo, que la competencia en materia de armas y explosivos que el Estado tiene, se materializa por medio de las Intervenciones de Armas y Explosivos de la Guardia Civil quienes controlan el acceso legal a las armas, para lo cual el Reglamento que las regula establece unos requisitos entre los que se encuentran el carecer de antecedentes penales y la superación de pruebas teóricas y prácticas sobre su uso y manejo.

Además, el pasado mes de febrero, la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres celebró su última subasta de armas y es que, con la publicación del RD 726/2020, que modificó el Reglamento de Armas, a partir de ahora, las armas depositadas por sus titulares en las distintas Intervenciones de la provincia serán destruidas, si en el plazo de 1 año no se recuperan, enajenan o inutilizan, exceptuándose las armas reglamentadas que tengan un valor acreditado como patrimonio histórico.

YouTube video