fbpx

Las colonias de gatos son una amenaza para la salud pública, pero el Gobierno quiere blindarlas

Una reciente estudio de la Facultad de Veterinaria del UCH CEU alerta del avance de la leishmaniosis felina y lo tilda como «un problema emergente de salud pública».

Gato callejero enfermo. © Shutterstock
Gato callejero enfermo. © Shutterstock

La Dirección General de Derechos de los Animales presentaba ayer su polémico Anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales en el que pretenden prohibir expresamente el sacrificio de los gatos comunitarios, si bien se ha demostrado que estos gatos callejeros son responsables de la extinción de 63 especies de animales. Además, un reciente estudio científico realizado por profesoras de la Facultad de Veterinaria UCH CEU alerta que la leishmaniosis felina se está extendiendo de «manera preocupante» y que es ya «un problema emergente de salud pública».

La nueva normativa impulsada por la Dirección General de Derechos de los Animales consideraba expresamente que los gatos comunitarios «no son fauna silvestre». Pero hay estudios como el citado que catalogan a los gatos asilvestrados como responsables de la extinción de decenas de especies. Por su parte, el artículo 54.1 del Anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales quiere prohibir «el sacrificio de los gatos comunitarios, salvo por motivos eutanásicos y debidamente certificados por un profesional veterinario». Además, en el punto 6. del mismo apartado también se prohíbe su «aprovechamiento cinegético» que, como medida excepcional, venía llevándose a cabo en diferentes municipios cuando su población se ha disparado en los últimos años. De salir adelante el proyecto, esos controles de sobrepoblación podrían dejar de realizarse y además supondría un aumento del gasto público, puesto que la normativa pretende obligar a los Ayuntamientos a sufragar su manutención y cuidado.

gato cazando
© Shutterstock

La leishmania en gatos podría convertirse en un problema de salud pública

Aunque los principales afectados por la leishmaniosis son perros y humanos, la enfermedad también afecta a los gatos. De hecho, un estudio publicado en marzo de 2021, demostraba la presencia de Leishmania en gatos callejeros de España. En ese estudio, participó el veterinario e investigador de la Universidad de Zaragoza Sergio Villanueva, que recientemente desentrañó la leishmaniosis felina y otras especies no convencionales en un webinar sobre parasitología organizado por Fatro.

Ahora, en la revisión científica recientemente publicada, las profesoras de la de la Facultad de Veterinaria UCH CEU Ana AhuirMarilena Garijo y Lola Llobat junto con la alumna Pilar Ruiz, advierten del aumento de la infección por Leishmania en gatos que ha tenido lugar en los últimos años.

Entre sus conclusiones, en unas declaraciones que recoge en su web Animals Health, las investigadoras destacan que «el aumento de casos comienza a ser preocupante, sobre todo porque los gatos son la segunda mascota más común del mundo».

Eliminar gatos asilvestrados, una infracción muy grave con multa de hasta 600.000 euros

El artículo 83. del Anteproyecto de Ley de Protección y Derechos de los Animales que ha puesto en marcha el Gobierno considera como infracciones muy graves «el aprovechamiento cinegético de los gatos comunitarios» -punto f)-. Como indicábamos, esto imposibilitaría el control de gatos asilvestrados, puesto que el cazador estaría cometiendo una infracción muy grave para la que, a posteriori, -artículo 84.1.c)- se determinan multas de 100.001 a 600.000 euros. Además, estas infracciones podrían llevar aparejadas la retirada del arma y del permiso correspondiente como se especifica en el 85.1.b).