fbpx

Dos furtivos matan el mejor ciervo de una finca de caza pero el Seprona consigue localizarlos

Los furtivos habían aprovechado una noche de luna llena y la época de la berrea para hacerse con el ejemplar de ciervo, valorado en más de 11.000 euros. Ahora agentes del Seprona han conseguido dar con su paradero.

furtivos ciervo Zamora
El trofeo del ciervo incautado. © Guardia Civil

Dos personas están siendo investigadas en la provincia de Zamora por un presunto delito de furtivismo, tras el registro efectuado por el Seprona en un merendero-bodega en la comarca de Sayago donde los agentes se han incautado de un trofeo de ciervo valorado en más de 11.000 euros.

La investigación arrancó tras una denuncia interpuesta a finales del año pasado cuando se alertó del hallazgo de un cadáver de ciervo macho de gran tamaño con dos disparos de bala y sin cabeza en el interior del vallado de una dehesa. En concreto, el ejemplar hallado era el de más valor de la finca y usado para la reproducción. Los furtivos habían aprovechado una noche de luna llena y la época de la berrea para hacerse con el ejemplar.

Las pesquisas realizadas por la Comandancia de la Guardia Civil de Zamora llevaron a la solicitud de una autorización judicial para la entrada y registro en el interior de una propiedad privada donde finalmente se localizó la pieza buscada y que se encontraba en el interior de una bodega-merendero, junto a diversos trofeos de caza de diferentes especies, según informa Europa Press.

Por este hallazgo se investiga a dos personas como supuestas autoras de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos, las cuales, junto con las diligencias policiales, fueron puestas a disposición del Juzgado de Instrucción competente y de la Fiscalía de Medio Ambiente de la Audiencia de Zamora.

Al tiempo, los hechos han sido puestos en conocimiento del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León en Zamora por la posible responsabilidad administrativa que pudiera depurarse a los supuestos autores.

La Guardia Civil recuerda que el artículo 335 del Código Penal castiga con penas de prisión de seis meses a dos años e inhabilitación especial para el ejercicio de los derechos de cazar por tiempo de dos a cinco años cuando se cacen especies sin el debido permiso de su titular en terrenos públicos o privados ajenos, sometidos a régimen cinegético especial.