fbpx

Pillan a 4 furtivos de Madrid y alrededores tras los rebecos en León: podrían multarles con 78.000€

Cuatro vecinos de Madrid, Toledo y Guadalajara se habían desplazado hasta León para tratar de furtivear rebecos, pero el Seprona les pilló con las manos en la masa.

furtivos

La Guardia Civil ha instruido diligencias en calidad de investigados a cuatro furtivos vecinos de Madrid, Toledo y Guadalajara como presuntos autores de un supuesto delito relativo a la protección de la fauna, tal y como han informado hoy fuentes del Instituto armado.

Desde el 15 de julio, inicio de la temporada del rebeco (Rupicapra rupicapra), la Guardia Civil viene realizando servicios dirigidos prevenir el furtivismo de la especie. En uno de estos servicios, el pasado jueves día 29 de julio, agentes del Seprona de Villablino sorprendieron a cuatro furtivos persiguiendo rebecos en cotos distintos a los que pertenecían, concretamente en los cotos de caza de Meroy y La Cueta, ambos pertenecientes a la comarca de Babia.

En la identificación se les han incautado de dos rifles de caza, cada uno de ellos provisto de un silenciador «para que los disparos no fueran oídos por ganaderos y pastores», detallan en la nota de prensa.

Furtivos de Madrid, Toledo y Guadalajara

Los furtivos, residentes en las provincias de Madrid, Toledo y Guadalajara, junto con las diligencias y los efectos intervenidos, han sido puestos a disposición del Juzgado de Primera Instancia e instrucción de Villablino por un supuesto delito relativo a la protección de la Fauna y se enfrentan a varias infracciones administrativas a la Ley de Caza de Castilla y León y al Reglamento de Armas.

Conforme al Código Penal estas cuatro personas se enfrentan a una pena de multa de ocho a doce meses e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de cazar o pescar por tiempo de dos a cinco años. En cuanto a infracciones administrativas, se enfrentan a infracciones graves y muy graves a la Ley de Caza de Castilla y León que van desde los 390,40 euros a los 3.903,87 euros para las graves y desde los 3.903,88 a los 78.077,48 euros para las muy graves, así como infracciones al Real Decreto que regula el Reglamento de Armas.