fbpx

Furtivea una liebre en un terreno vedado y dice al Seprona que la encontró muerta, pero lo pillan

Al encontrarle la liebre, el investigado afirmó que venía de trabajar en una empresa y que había encontrado el animal ya muerto, pero los agentes comprobaron que no había estado trabajando en dicha empresa y que el animal presentaba diversas mordeduras.

Agentes de la Policía Foral de la comisaría de Tudela, en Navarra, adscritos a la Brigada de Protección Medioambiental, investigan a dos jóvenes, vecinos de dos localidades riberas, como presuntos autores de un delito contra la fauna por abatir liebres con galgos.

Los hechos se conocieron cuando una patrulla observó un vehículo estacionado en un paraje junto al Canal de Lodosa, cuyo titular estaba relacionado con episodios anteriores de furtivismo. Por este motivo, los agentes permanecieron en la zona y observaron que llegaba otro turismo del que descendían dos varones con sendos galgos. Posteriormente una de las personas investigadas, levanto el capó del coche y extrajo la liebre que capturaron.

Los agentes interceptaron a la persona que se llevó la liebre, comprobando que se trataba de un ejemplar muerto de liebre ibérica, Lepus granatensis) aunque afirmó que venía de trabajar en una empresa y que había encontrado el animal ya muerto. Los agentes comprobaron que no había estado trabajando en dicha empresa y que el animal presentaba diversas mordeduras en su cuerpo, ha explicado en una nota la Policía Foral.

Los servicios veterinarios del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Ilundain confirmaron en la necropsia realizada que las mordeduras eran compatibles con las realizadas por los cánidos.

La otra persona investigada, fue identificada en su domicilio y ofreció una versión diferente de los hechos. Finalmente, los agentes descubrieron que los dos hombres habían estado cazando liebres con galgos durante la mañana en varias fincas cercanas al Canal de Lodosa, pertenecientes a un coto de caza local. Además, comprobaron que los dos galgos que habrían utilizado en la caza presentaban en sus patas heridas recientes compatibles con el terreno pedregoso del lugar.

Especie vedada en este coto

Concretamente, en el coto de caza de Tudela (NA10.013), donde se ha capturado la liebre, actualmente la especie se encuentra vedada por su «escasa densidad», y seguirá así al menos hasta 2025, según marca el Plan de Ordenación Cinegética (POC) del citado coto.

La Jurisprudencia del Tribunal Supremo (Sentencia núm. 570/2020), ha determinado que cazar en periodos de veda constituye un delito contra la fauna porque «pone en peligro el bien jurídico que se quiere proteger: la biodiversidad». La veda de caza está íntimamente conectada con la conservación de las especies y el aprovechamiento sostenible de la caza, preservando los ecosistemas de los que forman parte los animales.

En base a las pruebas recabadas y a los testimonios de los implicados, el Grupo de Investigación Medioambiental de Policía Foral ha trasladado al Juzgado de Guardia de Tudela y a la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Navarra el correspondiente atestado por un presunto delito contra la fauna.