fbpx

La Federación de caza francesa pide que se eliminen los beneficios fiscales a las ONG anticaza

El presidente de la Federación Nacional de Cazadores francesa, Willy Schraen, ha presentado ante el Senado galo una petición para que se elimine la desgravación fiscal por donaciones de las oenegés que atacan a la caza.

Willy Schraen, presidente de los cazadores franceses. /LeChasseur Français
Willy Schraen, presidente de los cazadores franceses. /LeChasseur Français

Willy Schraen, presidente de la Federación Nacional de Cazadores de Francia, ha presentado una petición al Senado francés solicitando el fin de la desgravación fiscal por donaciones a asociaciones que utilicen medios ilegales contra la actividad cinegética.

En la petición registrada expone que «en los últimos años, el número de asociaciones u organizaciones que afirman ser de interés general ha crecido significativamente». No obstante solicitan que «este concepto de interés general debe vincularse en principio al de carácter filantrópico, educativo, científico, social, humanitario, deportivo, familiar, cultural o que contribuya a la puesta en valor del patrimonio artístico o a la defensa del medio natural adscrito a las actuaciones asociativas» y no en contra de una actividad necesaria como la caza, tal y como denuncia la Federación.

«Detrás de este objetivo de sensibilización e información, algunas asociaciones incitan al odio contra las actividades lícitas y en ocasiones militan violentamente contra actividades rurales y tradicionales como la caza, la pesca o la ganadería, por ejemplo, con medios reprobables de obstrucción o allanamiento de la propiedad privada», denuncia Schraen en el escrito.

«Tampoco dudan en acosar o señalar con el dedo a una empresa o a una persona, con el supuesto objetivo de infundirles odio en las redes sociales», añade sobre las oenegés subvencionadas que atacan la actividad cinegética. «Detrás de un objeto que cumple con el código tributario general, operan con acciones que están lejos de defender un interés general», prosigue denunciando.

La Federación Nacional de Cazadores solicita por tanto que se lleve a cabo una investigación parlamentaria para arrojar luz sobre el funcionamiento de estas asociaciones que actúan abiertamente contra caza, además de reforzar el control de estas entidades en cuanto a la regularidad de las subvenciones que reciben y reformar el sistema de donaciones para detectar aquellas oenegés que no gocen de autorización administrativa.

La Federación necesita, al menos, 100.000 firmas en menos de seis meses para presentar la petición automáticamente a la Conferencia de Presidentes, que puede crear o no una comisión de control. Este es el enlace de acceso a la petición.