fbpx

Fabrica un cable de seguridad casero para proteger tu cámara de fototrampeo

Para proteger tu cámara de los amigos de lo ajeno que pululan por el campo puedes recurrir a las cajas metálicas o a los cables de seguridad Python... o construir con tus propias manos este sistema fiable, sencillo y económico.

fototrampeo

Por Julián Zamora (www.fototrampeo.es)

Paso 1. Encuentra el cable adecuado

El primer paso es fabricar un cable que tenga en su extremo un asa firmemente fijada por un sujetacables. De esta forma te será sencillo pasarlo alrededor del tronco del árbol elegido de manera que lo abrace y quede sujeto.

© Fototrampeo.es

Paso 2. Ajusta y corta el cable

Pasa el cable de seguridad por la parte posterior de la cámara y calcula el tramo que necesitas para cerrarlo. Corta el cable sobrante con una cizalla, unos alicates potentes o una sierra metálica y cierra con una nueva asa. 

fototrampeo
© Fototrampeo.es

Paso 3. Asegura la cámara de fototrampeo

Para asegurar el sistema puedes colocar un candado en las dos asas o cerrarlas directamente mediante una soldadura metálica en frío –en la imagen– que impedirá volver a desenroscar las tuercas.

© Fototrampeo.es

Paso 4. Camúflalo

Para disimular el cable puedes pintarlo con pintura en spray de colores similares al del lugar de fijación… sabiendo que su olor puede ser detectado por los animales. ¡Y ya tienes tu cámara asegurada!

fototrampeo
© Fototrampeo.es

¿Qué necesitas para proteger tu cámara de fototrampeo?

  • Cable de acero plastificado (el metro cuesta 0,8 euros).
  • Sujetacables de estribo (dos unidades cuestan 1,12 euros).
  • Equipo de soldadura metálica en frío.
  • Pintura en spray (11,50 euros).
  • Alicates o sierra metálica.
  • Alambre.

Roban la cámara de fototrampeo a un cazador, que ofrece más de 4 mil euros por recuperarla

El conocido arquero Tim Wells, revolucionó las redes sociales tras publicar un vídeo en el que dice mostrar a quien le ha robado una de sus cámaras de fototrampeo y ofrecer 5.000 dólares de recompensa a quien le informe de su paradero. 
«¡Obtuve una imagen por satélite!», añade el cazador con sorna a la vez que publica un vídeo en el que puede verse al «ladrón»: un oso que muerde la cámara y se la lleva en la boca. Si el bueno de Tim hubiera fabricado este cable de seguridad, su cámara estaría a salvo…