fbpx

El Gobierno da marcha atrás y permite «excepciones» para la caza de lobos

Esta nueva estrategia incluye el protocolo para la realización de controles propuesto por el Gobierno de Asturias.

Lobo ibérico
Lobo ibérico. © Shutterstock

La Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, principal órgano de diálogo institucional entre las autonomías y el Gobierno central en materia de medioambiente, ha aprobado la ‘Estrategia para la convivencia de las actividades del medio rural con el lobo y su conservación’. Un texto que se traducirá en un impulso a las medidas de cohabitación del lobo con sectores clave como la ganadería y en información más precisa y actualizada sobre las poblaciones de la especie en el territorio.

En la reunión, presidida por la vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, también se han aprobado las Orientaciones estratégicas para la gestión de los incendios forestales en España, un documento estratégico que define las líneas comunes de trabajo para todos los actores con competencias en la defensa contra este fenómeno que afecta especialmente a nuestro país en estos momentos.

Por otro lado, la conferencia ha aprobado una estrategia de gestión frente al alga invasora Rugulopteryx y ha informado a los consejeros autonómicos sobre el desarrollo de las Orientaciones Estratégicas sobre Agua y Cambio Climático. Al mismo tiempo, se ha presentado la propuesta de creación de un nuevo Plan PIMA Adapta Eventos Adversos, para desarrollar proyectos piloto de sensibilización y capacitación de poblaciones con alta exposición y vulnerabilidad ante fenómenos agravados por el cambio climático.

Calvo se congratula de la estrategia del lobo

Esta nueva estrategia para la convivencia de las actividades del medio rural con el lobo y su conservación incluye el protocolo para la realización de controles propuesto por el Gobierno de Asturias. El consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial, Alejandro Calvo, que ha participado en la reunión telemática de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente en la que se ha aprobado el documento, ha explicado que, ante la situación actual, de daños continuados al ganado y creciente conflictividad social, para el Principado supone «una absoluta prioridad recuperar la seguridad jurídica para efectuar controles poblacionales en el marco del plan autonómico de gestión del lobo». Por ello, ha añadido, el hecho de que «el ministerio haya asumido la propuesta de protocolo de Asturias en la estrategia supone un avance decisivo».

Por otra parte, Calvo ha reiterado en la reunión la firme oposición del Gobierno de Asturias a la orden ministerial que incluye a todas las poblaciones de lobo en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (Lespre). En este sentido, el consejero ha incidido en que un acuerdo sobre el contenido de la estrategia, o cualquier otro acto de desarrollo de la orden TED/980/2021, no supone la modificación ni el menoscabo del criterio del Principado, expuesto en la demanda de anulación presentada junto con Galicia, Cantabria y Castilla León ante la Audiencia Nacional.