Nuevo escándalo de una protectora de Granada con galgos implicados