fbpx

Encuentra unos bonitos desmogues recechando y minutos más tarde caza el corzo al que pertenecían

Este joven cazador encontró los cuernos de un precioso corzo mientras recechaba. Lo que no imaginó es que iba a dar con él poco después...

Javier Fernandez-Caballero

El joven cazador pacense Carlos Dueña Dovado, de 19 años de edad, abatió el pasado mes de julio un corzo con un bonito trofeo que dio 138,7 puntos en la homologación. Ahora, el joven ha decidido narrar para Jara y Sedal el lance con motivo del concurso que este medio tiene puesto en marcha junto a Beretta Benelli Ibérica.

El pasado 30 de julio, tras unos días recechando en Guadalajara, Carlos decidió ponerse en una charca en la que previamente habían visto el día anterior entrar un corzo. «Ésta se encuentra en una cuenca entre robles y pinos y para poder realizar un disparo tienes que entrar prácticamente a menos de 50 metros de ella», describe el joven.

Se encontró un desmogue de un ejemplar adulto… que luego cazó

Más imágenes del desmogue. C. M.

Sobre las 6:30 horas de la mañana se dispuso a bajar hacia el sitio y, estando sólo a 20 metros del lugar, un corzo comenzó a ladrar ladera arriba: «Sabía que tenía que cambiar de estrategia, por lo que decidí volver al punto de partida, no sobre los mismos pasos, sino un poco más a la derecha y ahí llegó mi fortuna, ya que en la misma vereda me encontré un desmogue», señala.

«No daba crédito a lo que veía: eran el primer trofeo que me encontraba en mi vida y curiosamente eran ambas cuernas. Me puse a observarlas y, por su envergadura y caída de roseta, pertenecían a un animal adulto. Con mucha ilusión los guardé en la mochila», explica el joven.  

Siguió su rumbo al punto de partida donde cogería todo el alto de la cuenca para recorrer unas mesetas descubiertas que se encuentran en el denso robledal. «Después de llevar un buen rato caminando y pasando por varias de estas mesetas, me di cuenta que el campo estaba perfecto para recechar y la vereda despejada de hojarasca, lo que me permitía ir con mayor sigilo», sigue relatando Carlos.

Así fue el disparo

Otra imagen del corzo. C. M.

Siguió caminando, pasó por varias mesetas sin tener fortuna y, después de 50 metros, vio una en la que había un bulto naranja a unos 35 metros. «Miré por los prismáticos, vi las rosetas y me percaté de que me estaba mirando. Encaré el rifle, apreté el gatillo y cayó al instante», explica Carlos.

«Observé al corzo manteniendo la distancia, ya que el nerviosismo que viví en este momento me impedía acercarme a tocarlo, pero unos momentos después, tras respirar profundamente, di unos pasos, le acaricié y disfruté el momento». Era un precioso animal que compartió junto a su padre, al que llamó al instante.

Al llegar a casa, la sorpresa de que los desmogues coincidían con el trofeo del corzo

«Al llegar a la casa junto a mi padre mostramos a los compañeros el corzo a la vez que yo relataba del corto pero intenso lance, el cual, sin saberlo ,no había terminado todavía. Al cabo de un rato, saqué los desmogues y, tras un rato observándolos, comparamos sus tamaños con los del corzo abatido y eran idénticos», describe aún emocionado Carlos.

La mejor historia de caza de esta temporada tiene un premio valorado en 1.700€ en Jara y Sedal

La mejor historia de caza de esta temporada tiene un premio valorado en 1.700€ en Jara y Sedal
Jara y Sedal y BBI organizan un concurso de historias de caza en el que podrás ganar este magnífico visor Burris Ballistic Laserscope III. © Burris

¿Has cazado algún animal destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias al concurso que comienza hoy.  Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico visor de caza Burris Ballistic III 4-16×50 con telémetro y programa balístico integrado.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza mayor, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. Aquí te contamos cómo participar.