Ecoterrorismo, la amenaza animalista de la que nadie habla en España

¿Lo compartes?

Aunque en España apenas se oye hablar de ecoterrorismo, en otros países ya se toma muy en serio esta amenaza de la que se han contabilizado mas de 5.400 acciones criminales en todo el mundo. Una estadística en la que España no entra al no considerar este tipo de terrorismo. Actualizamos este interesante artículo, publicado originalmente en el Washington Post, donde se analiza esta amenaza.

2/4/2018 | Sivan Hirsch-Hoefler y Cas Mudde

incendio protectora ecoterrorismo
Heraldo

En 2004, John Lewis, vicedirector adjunto de la División de Contraterrorismo del FBI, declaró ante el Comité Judicial del Senado: «La investigación del FBI de los extremistas de los derechos de los animales y los asuntos del ecoterrorismo es nuestra principal prioridad sobre terrorismo nacional».

Si los medios de comunicación estadounidenses le hubieran prestado seria atención, habría sido una sorpresa. Después de haber sido bombardeado con artículos y advertencias públicas sobre el “terrorismo yihadista” desde el 11 de septiembre, el estadounidense medio no se habría esperado que la principal amenaza terrorista interna proviniera de grupos como el Frente de Liberación Animal (ALF) y el Frente de Liberación de la Tierra (ELF), que son en gran parte desconocidos para el público en general. De hecho, la declaración probablemente habría asombrado a la mayoría de los estudiosos académicos de la violencia política y el terrorismo, que hasta hace poco habían dedicado poca atención al fenómeno del ecoterrorismo.

En un artículo publicado en ‘Studies in Conflict & Terrorism’ se evalúa el fenómeno del ecoterrorismo, tanto en los Estados Unidos como a nivel mundial, al categorizar los tipos de acciones del Movimiento de los Derechos de los Animales y los Ecologistas Radicales (REAR -por sus siglas en inglés-), evaluando su importancia relativa dentro del arsenal más amplio de acciones de todo el movimiento, y evaluarlas sobre la base de una definición clara de ecoterrorismo.

El movimiento REAR es una red internacional muy diversa con un número desconocido de activistas y seguidores en todo el mundo. Las células se pueden encontrar en al menos 25 países (en su mayoría occidentales). Mientras que los ambientalistas radicales como ELF y Earth First se enfocan más ampliamente en todo el ecosistema, los animalistas radicales como el ALF y People for the Ethical Treatment of Animals (PETA) se preocupan más estrechamente por los seres conscientes. Aun así, colaboran regularmente y reclaman la responsabilidad conjunta de las acciones. A pesar de la diferencia de ideas e ideologías, hay tres características principales que comparten todos los activistas y grupos: una posición intransigente, un estatus como organización de base y acción directa. En muchos sentidos, el movimiento REAR se describe mejor como una idea; es una colectividad en el sentido más limitado y virtual.

Una publicación reciente muestra que los ambientalistas radicales y los animalistas han sido responsables de 1.069 actos criminales en los Estados Unidos entre 1970 y 2007. Los autores afirman que estos actos se desglosan de la siguiente manera: tres asesinatos (0.3%), 44 asaltos armados (4.1%), 55 atentados/explosiones (5.1%), 933 ataques a instalaciones (87.3%), 30 asaltos desarmados (2.8%) y cuatro hechos desconocidos (0.4%).

Como no existe un conjunto de datos transnacionales para los actos delictivos de todo el movimiento REAR, e incluso en la mayoría de los países faltan datos nacionales, los autores desarrollan un conjunto de datos globales originales de los actos delictivos del movimiento animalista radical en el período 2003-2010. Dado que los animalistas son responsables de la gran mayoría de los actos criminales del movimiento REAR más amplio, y tienen un patrón de actividades similar al de los activistas ecologistas, los hallazgos deberían ser en gran medida representativos del movimiento REAR más amplio.

Tras una investigación previa, el conjunto de datos se construyó sobre la base de la información publicada en el sitio web de la revista Bite Back, que se ve tanto interna como externamente como «la revista de noticias sobre el movimiento radical de derechos de los animales en todo el mundo». La información en el sitio web es en su mayoría proporcionada directamente por los propios activistas. Dado que los medios son altamente selectivos en su cobertura de este tipo de acciones, y debido a la aplicación de la ley no se recopilan sistemáticamente datos en la mayoría de los países, este conjunto de datos imperfecto es el mejor disponible hasta la fecha.

Contamos con un total de 5,578 acciones criminales* por activistas radicales de derechos de los animales en todo el mundo. La mayoría de las acciones tuvieron lugar en el Reino Unido (994), Suecia (769), Italia (458), los Estados Unidos (446) y Alemania (379). De todos ellos contamos 247 actos de incendios (4.4%), 0 asesinatos (0%)**, 3.695 de vandalismo (66.2%), 808 visitas domiciliarias (14.5%), 690 liberaciones de animales (12.4%), 80 bombas (1.4%) y 58 crímenes cibernéticos (1%).

La cuestión de cuál de estas acciones constituye terrorismo obviamente depende de la definición utilizada. Se ha discutido mucho entre los académicos acerca de una definición de terrorismo que funciona, y se han ofrecido muchas otras. Sostenemos que el terrorismo va más allá de la mera violencia política; los terroristas aterrorizan. Esencialmente el terrorismo es un proceso psicológico basado en el poder del miedo, más específicamente el miedo por el bienestar físico de (un subconjunto de) la población. En consecuencia, definimos el terrorismo como una estrategia que emplea la amenaza o el uso de la fuerza o la violencia para infundir miedo en (un subconjunto de) la población con el objetivo final de lograr objetivos políticos. En el caso del ecoterrorismo, estos objetivos políticos son el fin de la destrucción ambiental y el abuso de los derechos de los animales.

El ‘caso positivo’ más directo de terrorismo es, por supuesto, el asesinato. Son el ejemplo más obvio del uso de la violencia contra los seres humanos. Además, debido a que los asesinatos tienen una motivación política y las víctimas son seleccionadas por motivos políticos, infunden miedo al subconjunto de la población que satisface esas motivaciones políticas. El ‘caso negativo’ más directo es la liberación de animales, que claramente no constituye actos de terrorismo. Si bien las liberaciones animales puras pueden generar algunos costos económicos, es decir, cortar vallas y romper cerraduras, no infunden temor, ya que no hay amenaza de fuerza o violencia para los seres humanos. En España tenemos varios ejemplos recientes de este tipo de ataques.

Del mismo modo, el vandalismo y los ciberataques, por sí solos, no cumplen con la definición de terrorismo, incluso si pudieran tener un impacto personal más directo, a través de la invasión de la privacidad. Incluso realizar pintadas o enviar correos masivos a una dirección particular no es infundir temor, siempre que no esté vinculado a otros actos que sean amenazantes para los seres humanos seleccionados.

Esto deja tres tipos de actos menos claros: incendios, bombas y visitas domiciliarias. El caso de incendios y las bombas es bastante similar. En ambos casos, la pregunta es si el acto en particular puede considerarse una amenaza para la integridad física de los humanos. Por ejemplo, una amenaza de coche bomba en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-16) en Cancún, México, era claramente una amenaza para todos los humanos dentro del edificio específico y por lo tanto constituye un acto terrorista. Sin embargo, el incendio de un camión perteneciente a la perrera municipal en Bariloche, Argentina, en mayo de 2013, no lo fue, porque el incendio se realizó en la noche y el camión no estaba cerca de una residencia privada.

Más problemáticos son los diversos casos de incendio premeditado que apuntan a propiedades cercanas a residencias privadas e incluyen mensajes amenazantes apenas velados. Por ejemplo, en octubre de 2012, activistas suecos de ALF prendieron fuego a uno de los automóviles del propietario de una tienda de pieles en Kumla. No solo se prendió fuego al automóvil frente a la casa del objetivo, el ALF incluyó el siguiente mensaje: “¡Esto es solo una advertencia de lo que vendrá si no finalizas tu participación en el sangriento tráfico de piel AHORA!”. En España, la pasada semana prendieron fuego a cuatro coches propiedad de una protectora que había sacrificado a una perra de raza peligrosa tras morder a una niña.

El último tipo de acción, visitas a domicilio, es aún más complejo, ya que a menudo no solo está dirigido al objetivo real, sino también a sus amigos y familiares. Muchas visitas a domicilio son legales, como la manifestación en las calles públicas fuera de una residencia privada. Otros son ilegales, pero no necesariamente amenazantes, como las manifestaciones en una residencia privada. Incluso las acciones que exponen a los individuos (jóvenes) a imágenes horripilantes de experimentos en animales no son necesariamente ilegales o amenazantes. Sin embargo, los actos relativamente inofensivos pueden convertirse en actos terroristas si van acompañados de mensajes amenazantes. Es el caso de lo acontecido el pasado fin de semana en la sede de la Federación Andaluza de Caza en Algeciras.

Todos los movimientos sociales importantes incluyen individuos y grupos moderados y radicales, incluyendo a menudo una pequeña minoría violenta (terrorista). Este fue el caso, por ejemplo, del reciente movimiento antiglobalización y del movimiento histórico de derechos civiles. Nadie clasificaría estos movimientos, como un todo, como terroristas. En la actualidad, el movimiento antiaborto de los EE. UU. incluye un ala radical significativa y muy activa que participa en actos delictivos e incluso terrorismo. A diferencia del movimiento REAR, académicos, agencias gubernamentales y políticos casi nunca se refieren al movimiento radical antiabortista como terrorista.

De manera similar, la etiqueta “ecoterrorismo” no debe usarse para todo el movimiento REAR, sino solo para algunas de sus acciones, individuos y grupos; esto también se aplica a los “grupos” más activos dentro del movimiento más amplio, es decir, ALF y ELF. Obviamente, las medidas antiterroristas solo deberían dirigirse a estas minorías terroristas, en lugar de al movimiento más amplio. Así como todos los activistas radicales contra el aborto no son terroristas (potenciales), tampoco lo son todos los ambientalistas radicales ni los activistas de los derechos de los animales».

*En el estudio citado no aparecen cifras de España, país en el que aún no se considera a este tipo de terrorismo, a pesar de que cada vez está más presente.  De hecho, algunos medios de comunicación les dan difusión entrevistándoles, como en esta publicación de eldiario.es

**En el momento de publicación de este artículo aún no se había producido el asesinato del trabajador de la Universidad Nacional Autónoma de México, producido en 2016.

Ecoterrorismo, la amenaza animalista de la que nadie habla en España
5 (100%) 2 votos

¿Lo compartes?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here