fbpx

Dos ciervos se cuelan en Navalmoral de la Mata (Cáceres) en pleno Carnaval

Una pareja de jóvenes ciervos se ha paseado por las calles de Navalmoral de la Mata, que celebra estos días su tradicional Carnaval.

ciervos carnaval Navalmoral de la Mata
Los dos ciervos y una foto del carnaval de Navalmoral en una foto de archivo. © Antonio Sánchez González. / Shutterstock.com

Una collera de ciervos se ha paseado en las últimas horas por la localidad de Navalmoral de la Mata. Un vídeo enviado a la redacción de Jara y Sedal por uno de nuestros colaboradores muestra a la pareja de cérvidos corriendo durante la noche por las calles de la población cacereña.

El hecho ha ocurrido en plena celebración del Carnaval de Campo Arañuelo, fiesta tradicional que nació hace más de tres siglos y que se celebra desde el pasado viernes en Navalmoral de la Mata. Las imágenes fueron tomadas concretamente en la carretera N-V junto a la rotonda en la que confluyen las calles Ávila, Salamanca y San Marcos.

Los dos venados, probablemente desorientados, acabarían adentrándose a la localidad provenientes de los cotos de caza colindantes en los que el ciervo es una de las especies cinegéticas de la zona.

El Carnaval de Campo Arañuelo

Los moralos hicieron pervivir su Carnaval mientras en el resto de España estaban prohibidos por motivos políticos denominando a esta típica celebración como ‘Fiestas de Invierno’. Hoy en día destacan sus vistosos desfiles de comparsas a los que asisten visitantes de toda España.

El chupinazo marca el inicio del Carnaval, momento en el que se reúnen peñas, charangas y comparsas en la Plaza Mayor de la localidad. Durante varios días, todas las personas que acuden son partícipes de la alegría y el colorido de una fiesta especial. El desfile de carrozas tiene lugar durante la tarde del ‘Domingo Gordo’, tal y como se le conoce al domingo de Carnaval. El lunes participan los más pequeños y se celebra un nuevo desfile de carrozas el martes. Es el miércoles de ceniza cuando el Carnaval de Campo Arañuelo pone el punto y final con el célebre entierro de la sardina. Entre sollozos y lamentos, todos los habitantes recorren la ciudad hasta llegar de nuevo a la Plaza Mayor, donde se quema finalmente la sardina.