fbpx

¿Dónde ver la berrea del ciervo en España?

El celo del ciervo suele alcanzar su máximo esplendor durante la segunda quincena del mes de septiembre y es todo un espectáculo. A continuación te ofrecemos un listado con algunos de los mejores lugares donde poder disfrutar de la berrea.

Edu Pompa

En España el celo en el ciervo tiene lugar entre finales del mes de agosto y principios del mes de octubre y viene condicionado por el fotoperiodo, cuando los días son cada vez más cortos y las noches se van alargando. Suele alcanzar su máximo esplendor entre el 15 y el 30 de septiembre, aunque algunos animales jóvenes pueden seguir berreando durante el mes de octubre e, incluso, en noviembre. Se trata de uno de los atractivos que más turismo rural mueve en el mes de septiembre en España. Son numerosas las personas que se plantean durante estas fechas dónde acudir para presenciar este espectáculo de la naturaleza. A continuación te mostramos un pequeño resumen con algunos de los mejores sitios para disfrutar de ella.

Parque Nacional Cabañeros (Castilla-La Mancha). Las rañas de El Parque Nacional de Cabañeros son uno de los mejores sitios para disfrutar de la berrea. Además en la zona se ofrecen rutas en vehículos 4×4 que merece la pena contratar.

Montes de Toledo y Quintos de Mora (Castilla-La Mancha).Junto con Cabañeros, es una de las mejores zonas para disfrutar de la berrea si vives en la zona centro de España. El Coto Nacional de Quintos de Mora permite el tránsito de vehículos por algunas de las carreteras y caminos públicos que los cruzan, por lo que si acudes al amanecer o cuando se acerque la noche, verás y escuchará con seguridad el ritual del celo del ciervo.

El Monte de El Pardo (Madrid). Si vives en Madrid no hace que te desplaces cientos de kilómetros para disfrutar de la berrea. Lo tienes muy cerca. Desde la explanada situada al final de la carretera que sube al convento del Cristo de El Pardo puedes escucharla sin problemas. Además si tienes suerte puede que veas a algunos de los ciervos que se acercan a las alambradas de la zona. También puedes ver gamos y jabalíes.

Palacio Real de Riofrío (Castilla y León). En la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama encontramos el Palacio Real de Riofrío. Se puede visitar el bosque en coche y está abierto al público desde primeras horas de la mañana hasta la caída del sol.

Sierra de la Culebra (Castilla y León). Uno de los lugares más conocidos es Villardeciervos (Zamora). La gente que quiere escuchar la berrea en la zona también suele desplazarse hasta la zona de Puebla de Sanabria.

Parque Nacional de Monfragüe (Extremadura). Dentro del parque, al igual que en Cabañeros, también se ofrecen rutas 4×4 que merece la pena contratar. En el centro de interpretación te indicarán los mejores lugares para disfrutar de la berrea.

Parque Nacional de Doñana (Andalucía). El icono andaluz es uno de los más frecuentados estas fechas por quienes quieren disfrutar de la berrea del ciervo. Si tienes suerte y ves algún lince o sus rastros, la experiencia será inolvidable.

Parque Natural de los Alcornocales (Andalucía). Se encuentra entre Algeciras y Jerez y en ésta época se organizan visitas nocturnas y en 4×4 para disfrutar de la berrea.

Sierra de Cazorla (Andalucía). Se trata del espacio protegido más grande de España y es uno de los mejores sitios de nuestro país para disfrutar de de la berrea del ciervo en estas fechas.

Reserva Nacional de Caza Cíjara (Extremadura). Cuenta con un observatorio de berrea hasta donde se organizan visitas guiadas.

Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre (Castilla y León). Se trata de un espacio protegido ya que alberga la masa de sabinas más septentrional de Europa y es uno de los principales refugios del oso pardo en España. Aquí también podrás disfrutar de la berrea.

Parque Nacional de Picos de Europa (Castilla y León, Cantabria y Asturias). Desde las Casas del Parque de Picos de Europa, en las localidades de Lario y Puebla de Lillo (León), los visitantes recibirán información sobre lugares donde escuchar la berrea. Son lugares de fácil acceso y desde ellos existen posibilidades reales de escuchar la berrea e incluso de observar algún ciervo usando prismáticos.

Parque Natural de las Ubiñas (Asturias). La zona de Teverga es poco frecuentada pero estupenda para escuchar este espectáculo.

Parque Natural de Redes (Asturias). En la Comarca del Nalón, Reserva Natural y Reserva de la Biosfera, también puede escucharse la berrea del ciervo.

Reserva Nacional de Caza de Boumort (Lleida). Situada en el Prepirineo occidental catalán, entre los valles del Noguera Pallaresa y del Segre. Es otro de los sitios recomendables para escuchar la berrea si vives en Cataluña.

Selva de Irati (Navarra). Entre hayas y abetos la Selva de Irati también posee su propia población de ciervos. Si vives en Navarra es una buena zona donde disfrutar de la fauna salvaje en estas fechas.

Debido a que hay otros muchos lugares dentro de nuestras fronteras donde poder disfrutar de la berrea en el mes de septiembre, te animamos a comentar al final de este artículo otros lugares que no hayan sido incluidos en el listado anterior.

¿Cómo influye el estado nutricional de los ciervos en la berrea?

Ciervo berreando. / Shutterstock

La disponibilidad de alimento es uno de los aspectos que más condicionan la época de celo y será la primera cuestión en la que nos fijaremos. El inicio de la berrea se retrasa o es poco sincrónico en años de mala alimentación. En zonas en las que la población de ciervo tiene condiciones de mala alimentación las hembras pueden no alcanzar una condición corporal óptima para el celo, y comenzarán el mismo tardíamente.

Las berreas tardías deben ser interpretadas de manera general como una señal de alarma, sobre todo cuando los ciervos continúan berreando más allá de la primera quincena de noviembre. Son sinónimo de un mal estado nutricional o de una población de machos muy joven. 

El problema esencial de una berrea tardía es que cuanto más tarde se produzca la concepción, más tarde tendrá lugar el parto y por tanto, más cerca de los meses de verano nacerán las crías. Las crías nacidas en verano tendrán una menor tasa de supervivencia y, en general, un peor estado de salud.