fbpx

Disparan a la cabeza a la mastina de un ganadero y envenenan a sus cachorros

Edu Pompa

Hasta cinco mastines adultos y cuatro cachorros han sido atacados en una explotación ganadera de Pontevedra. Uno de los perros adultos permaneció una semana ingresado.

mastina
Una hembra de mastín con heridas de un disparo en la cabeza. / La Voz de Galicia

Tres cachorros de mastín han sido envenenados en la explotación ganadera O Agro, en Viascón (Pontevedra), según ha informado La Voz de Galicia. Además, un macho adulto de la misma raza ha permanecido una semana ingresado en el veterinario y una hembra ha resultado herida por un disparo de una escopeta de balines en la cabeza.

Los perros de Roberto Louzán Alonso, el dueño de la explotación, se encargaban de proteger a las vacas, cabras, ovejas y caballos, de los que vive. Desde Semana Santa viene sufriendo ataques contra sus animales en el monte comunal que tiene alquilado para su ganadería. «Los problemas empezaron en Semana Santa, no sé por parte de quién, pero tenemos cinco mastines adultos y otros cuatro cachorros, que sufrieron ataques», explica Louzán al citado medio.

El ganadero ha asegurado que está desanimado ante lo que está ocurriendo en su explotación ecológica y ha denunciado lo ocurrido ante la Guardia Civil, que ya investiga los hechos.

Los disparos se realizaron con una carabina de aire comprimido

Louzán consiguió salvar a los perros adultos, pero los cachorros murieron envenenados sin poder hacer nada para salvarlos. «Se los íbamos a dar a una asociación de mastines españoles para que los criase», comenta el ganadero, quien añade que «otra de las hembras recibió un balinazo en la cabeza, que no la llegó a matar porque parece que fue desde lejos».

Conviene recordar que, tanto el Reglamento de Armas como las diferentes legislaciones de caza de España, prohíben expresamente el uso de las carabinas de aire comprimido para cazar y, además, limitan su potencia. Su uso sólo está autorizado para disparar al blanco y cualquier ciudadano puede poseer una, porque no se exigen requisitos adicionales como sí sucede con las armas de fuego, sometidas a un estricto control de concesión.

Deja una respuesta