fbpx

Dos jóvenes son detenidos e investigados por robar desmogues de ciervo aprovechando el estado de alarma

Javier Fernandez-Caballero

La Guardia Civil investiga a dos personas por un presunto delito contra el patrimonio y la naturaleza tras sorprenderlos con dos mochilas con 21 cuernas de venado en su interior, arrojando un peso de 32,1 kilogramos en total.

Cuerna ciervos
Los detenidos con las cuernas. / Guardia Civil

La Guardia Civil está investigando a dos personas en la provincia de Sevilla por un presunto delito contra el patrimonio y el orden socioeconómico, así como varias infracciones administrativas en materia de caza, contra la flora y la fauna silvestre y los espacios naturales protegidos y por el incumplimiento de las restricciones del estado de alarma decretado contra la pandemia de coronavirus Covid-19 tras robar desmogues de ciervo aprovechando el confinamiento.  

Según informa la Benemérita y recoge Europa Press, los agentes del SEPRONA del puesto de la Guardia Civil de Cazalla de la Sierra (Sevilla), tras ser alertados por profesionales del servicio de guardería de caza de El Pedroso, identificaron a dos varones de 25 años, vecinos de Marmolejo y de La Carolina (Jaén), que tras incumplir el confinamiento por el estado de alarma se habían trasladado desde dicha provincia a la zona y llevaban varias noches acampados en las inmediaciones de esta finca, que se encuentra vallada perimetralmente.

Los agentes los sorprendieron con las cuernas de ciervo

Los agentes averiguaron que estas dos personas accedieron al interior de la finca durante el día para sustraer cuernas de venado procedentes del desmogue con la intención de realizar posteriormente su venta en el mercado negro, siendo China el principal importador de este material al estar muy cotizado en su medicina tradicional.

Tras varias horas de apostadero, los agentes les sorprendieron con dos mochilas con 21 cuernas de venado en su interior, que arrojaron un peso de 32,1 kilogramos en total. Así mismo, en la zona donde acampaban se localizó una tienda de campaña, un saco de dormir, una manta de abrigo, ropa y comida para varios días y dos teléfonos móviles.