fbpx

Nueva amenaza para la caza: el Defensor del Pueblo «recomienda» crear el delito de maltrato a animales salvajes

Jara y Sedal

Además, el defensor del pueblo pide que se prohíba el tiro a pichón. Una propuesta que podría ser utilizada por ecologistas y animalistas para tratar de prohibir la caza de manera encubierta, como ya denunció Jara y Sedal en su día.

Según ha informado Europa Press en una nota de prensa, el Defensor del Pueblo recomienda la «necesaria modificación» del artículo 337 del Código Penal que en la actualidad «excluye expresamente» el tipo de maltrato animal a aquellos que viven en estado salvaje.

En el ‘Informe de actividad de la Institución de 2019’, el Defensor señala que en la actualidad los animales salvajes están protegidos por el artículo 45 de la Constitución, que impone a los poderes públicos el deber de velar por la utilización racional de los recursos naturales, entre los que deben entenderse en su opinión los animales salvajes.  

El Defensor del Pueblo cree que hay que establecer sanciones penales y obligar a reparar el daño a quienes hagan un uso irracional de los recursos.

Un viejo anhelo de animalistas y ecologistas

La propuesta de reforma del Código Penal para considerar delito el maltrato a los animales salvajes es un viejo anhelo de los grupos anticaza que encuentran en él la excusa perfecta para hacer la caza una actividad impracticable.

El grupo Unidas Podemos ya lo demostró cuando presentó al Congreso de los Diputados un borrador con esta propuesta de base que, en realidad se trataba de una forma de prohibición de la caza y de la pesca encubierta, según declararon a Jara y Sedal todos los expertos consultados. Una explicación que puedes ver en el vídeo que acompaña a esta noticia.

Por otro lado, el defensor del pueblo insta a la Junta de Andalucía a que prohíba totalmente el tiro al pichón y otras prácticas asimilables, en todo caso de aves lanzadas con máquina; o bien prohibirlas con la posibilidad de que puedan ser autorizadas excepcionalmente, y fijar las condiciones que deben cumplirse para que la autorización pueda otorgarse. Asimismo, sugiere que si no se prohíbe, se establezcan un conjunto de restricciones para procurar el bienestar animal de estas aves, informa Europa Press.