fbpx

Así afectó la Covid-19 a la caza del corzo en 2020

La Asociación del Corzo Español ha publicado los resultados de un estudio realizado para conocer la influencia del coronavirus en la caza del corzo durante la temporada pasada.

corzo

Para muchos aficionados a la caza del corzo (Capreolus capreolus), la temporada pasada, marcada por la pandemia del coronavirus, fue sin duda la peor de cuantas se recuerdan. El primer confinamiento a mediados de marzo y las constantes restricciones de movilidad a lo largo de la primavera hicieron que muchos cazadores no pudieran visitar sus cotos y gastar sus precintos. Además, ten en cuenta que este año puede que nos encontremos en la misma situación cuando comience la nueva temporada.

Pero ¿cómo ha afectado estas restricciones a la caza del corzo? ¿Ha disminuido el número de ejemplares abatidos? ¿Qué Comunidades Autónomas se han visto más afectadas? La respuesta a estas y otras preguntas las encontramos en un reciente estudio publicado por la ACE (Asociación del Corzo Español).

El corzo y el coronavirus

La ACE lanzó, a principios de noviembre de 2020, un estudio sobre la incidencia de la pandemia de la Covid-19 en el aprovechamiento cinegético de los machos de corzo. Las preguntas planteadas a cazadores, guardería, titulares y gestores de cotos de caza fueron las siguientes:

  • Meses en los se ha podido cazar en el coto
  • Número de corzos abatidos este año, con respecto al año pasado
  • Número de precintos utilizados este año, comparándolo con el pasado
  • Calidad de las cuernas de los corzos del coto, con respecto al año pasado
  • Cantidad de corzos macho detectados al inicio de la temporada, con respecto al año pasado

Los datos obtenidos pertenecen en su mayoría a zonas tradicionalmente corceras del centro-este peninsular, correspondiendo, el 50,8% de los datos, a Castilla y León y el 22,4% a Castilla-La Mancha.

Este es el número de cotos de caza que han participado en el estudio. Fuente: ACE.

¿En qué meses se cazó más?

Si ponemos la mirada en todo el territorio nacional, lo más destacable, tal y como se puede comprobar en el siguiente gráfico, es los pocos acotados que pudieron llevar a cabo la caza del corzo a principio de temporada. En abril sólo se cazó el 5% de los cotos encuestados y, durante el mes de mayo, en un 18 % de los mismos, coincidiendo como es natural con el fin del confinamiento.

Sin embargo, el mes de julio si fue productivo, y en el 92% de los cotos cuestionados si se pudo practicar la caza con normalidad.

Fuente: ACE.

¿Cuántos corzos se han cazado?

El 26 % de los cotos han abatido el mismo número o superior de corzos machos respecto a la temporada pasada, mientras que el 74 % han abatido menos corzos que el año anterior.

La sopresa salta a la hora de comprobar el número de precintos utilizados durante la pandemia. Como es lógico, estos deberían guardar cierta relación con los corzos abatidos, pero no es así. Los cotos que han utilizado menos precintos son el 58%, lo que pone de manifiesto que es posible que se hayan abatido más ejemplares de corzo que precintos había autorizados.

Fuente: ACE.

La conclusión de la Asociación del Corzo Español

Depsues de la presentación y el análisis del estudio, este es el balance que hace la ACE de los datos obtenidos: «De manera global, la pandemia de la COVID-19 ha generado una reducción de las capturas de macho de corzo durante 2020, con una consecuente reducción de los precintos utilizados, y que, curiosamente, no es en todos los casos proporcional a la reducción de las capturas (corzos sin precintar y/o capturas irreales declaradas) En lo que se refiere al número de corzos detectados al inicio de la campaña y a la calidad de la cuerna de los machos avistados, comparativamente con la temporada de 2019, las diferencias registradas dependen mucho del ámbito territorial donde se ha desarrollado la campaña, pudiendo relacionar, en ambos casos, con los meses en los que más se ha cazado el corzo».