fbpx

Caza un huidizo corzo medalla de oro al que seguía desde 2017

Javier Fernandez-Caballero

Llevaba más de dos años tras él, fotografiándolo, siguiendo su evolución y crecimiento… hasta que el pasado mes de abril consiguió hacerse con él. Esta es la historia que el cazador riojano Rodrigo Baroja ha narrado a Jara y Sedal.

8/9/2019 | Redacción JyS

corzo
Baroja, con el corzo. / B.

El cazador riojano Rodrigo Baroja abatió, el pasado 21 de abril, un esquivo corzo al que seguía la pista en fotos desde el año 2017, teniendo instantáneas del animal tanto con borra como sin ella en distintas épocas del año. Finalmente fue medalla de oro y ahora, con motivo del concurso que Jara y Sedal tiene puesto en marcha junto a Beretta Benelli Ibérica, ha decidido narrar a este medio la historia.

Baroja cuenta que era el primer día de rececho en la finca de La Rioja donde consiguió cazar al duende el aire era favorable. «Eso hacía que me aliviara, en cierto modo, la incertidumbre que me generaba buscar un corzo sin costumbres fijas», explica. «Lo había estado buscando varias veces y lo encontré tiempo atrás con mi cámara, así que decidí probar suerte allí», relata.

Se asomó con cautela al claro del barranco y allí vio dos jóvenes machos en compañía de su madre que pacían tranquilamente. Al alzar la mirada y a una distancia considerable de ellos, en el alto del ladero, consiguió diferenciar su silueta: «Permanecía inmóvil, observándome, como si de un centinela se tratase», narra el cazador.

corzo
El corzo, fotografiado por Baroja en 2017. / R.B.

«Estaba casi convencido de que era él, pero la distancia y la escasez de luz de un amanecer nublado no me dejaron asegurarme por completo así que decidí no disparar, ya que era lo más correcto y sensato dadas las circunstancias», narra el cazador. Segundos después, desapareció.

Ya a la tarde y tras caminar un buen rato, llegó con el guarda al mismo lugar de la mañana. En él, decidieron apostarse detrás del único pino que tenía la ladera. Con la mirada al frente mantenían la esperanza de que apareciese cuando, de repente, «por el rabillo del ojo vi cómo aparecía de la nada, solitario, como acostumbraba, bajaba por la misma cresta entre dos barrancos, estaría a unos 80 metros escasos, y fue entonces cuando me dio el tiempo suficiente para asegurarme con los prismáticos de que se trataba de él», narra Baroja.

corzo
Imágenes del corzo con borra y del cráneo tras cocerse. / R.B.

Durante dos minutos permaneció observando a su alrededor mientras el cazador le susurraba a Sergio, el guarda, que no se moviese: «De haberlo hecho el animal hubiese delatado nuestra presencia, así que permanecimos inmóviles los dos observándolo hasta que, de manera repentina, descendió unos metros más hasta llegar a su rascadero», narra.

«Durante cinco interminables minutos dejamos de verlo mientras él permanecía oculto entre la maleza, con el rifle preparado y el corazón saliéndome por la boca, finalmente me permitió efectuar un único disparo que pondría punto y final a un interminable y tenso lance», confiesa el cazador tras el emocionante momento.  ¡Lo había conseguido!

¿Tienes una historia que contarnos? ¡Envíanosla y podrás ganar munición gratis!

El perfil de Facebook de jaraysedal.es está a punto de alcanzar los 800.000 seguidores. Por ello, la revista de caza más leída de España, ha organizado un concurso para celebrarlo. 

Solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es contándonos tu mejor historia de caza mayor y adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono. No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos grandes, curiosos o extraños que les acompañe una buena historia. Si has cazado un animal inusual o el lance o la historia que lo rodea fue única, ¡cuéntanosla! Puede que ganes ¡más 100 euros en munición metálica para tu rifle!* Te contamos más detalles aquí.