fbpx

Consoladores, ratas... hallazgos increíbles de pescadores en el interior de los peces

Jesus Caballero

Los peces pueden guardar en su interior cosas increíbles. En algunos casos, restos de basura que nos recuerdan la importancia de reciclar y no contaminar. En otros, otro animal, como la rata de este vídeo. 

La sosrpresas que nos depara la pesca a vecez son difíciles de creer. Para muestra, este vídeo de una conocida página de Facebook en el que se puede ver a un grupo de muchachos señalando el pez que acababan de capturar. El animal tenía el abdomen hinchado por una desconocida razón y decidieron ver qué era lo que tenía en su interior. 

Para ver qué había en esa curiosa ‘barriga’ decidieron abrirlo con un cuchillo, siguiendo el proceso de evisceración que se practica habitualmente cuando se van a consumir. Sin embargo, lo que encontraron dentro tal vez provocara algo de rechazo a comerlo.  

Cuando los chicos extraen de su estómago lo que parecía un animal cubierto de pelo se quedan atónitos ¡Se trataba de una rata! Este es el espantoso momento que se ha vuelto viral. 

fish eat rat

ปลาตัวนี้กินหนูตัวเดียวอิ่มไปจนตาย……

Gepostet von กล่องเบ็ดออนไลน์ am Sonntag, 25. März 2018

No es el único pez con algo extraño en su estómago

Bjorn Frilund, un pescador noruego de 64 años, se llevó una buena sorpresa cuando en 2014, pescando cerca de Eidsbygda, capturó un bacalao de unos seis kilos. Al abrirlo, observó un objeto extraño en el estómago del pez. Se trataba de un vibrador con forma de pequeño pene.

Según las declaraciones de Frilund a la prensa local, consideró que el pez pudo confundir el vibrador con una especie de pulpo habitual en la zona. «Los peces comen de todo», dijo el pescador, a pesar de admitir que «es más difícil encontrar un bacalao que se haya comido un vibrador que te toque la lotería».

Foto: Bjorn Frilund
Foto: Bjorn Frilund

De igual modo nos viene a la mente el caso de dos pescadores que en 2016 encontraron una mano humana en el estómago de un siluro que capturaron en el río Elba, a su paso por la ciudad de Jessen (Alemania).

No son los únicos casos de animales u objetos extraños encontrados dentro de peces, pero sí algunos de los más sonados. Sin duda experiencias que estos pescadores tardarán mucho tiempo en olvidar.