Condenan a una animalista por violencia contra un niño cazador en Francia

Comparte con tus amigos










Enviar

Una activista anticaza tendrá que pagar 1.300 euros después de espantar el caballo de un niño de 10 años para intentar boicotear la cacería en la que participaba en Francia.

21/9/2019 | Redacción JyS 

Miembros del grupo radical anticaza AVA.
Miembros del grupo radical anticaza AVA.

El pasado miércoles una activista francesa del grupo anti-caza AVA fue declarada culpable de violencia contra un niño de unos diez años al que intentó tirar del caballo durante una cacería en el bosque de Gâvre (Francia).

Los hechos sucedieron el pasado mes de enero, cuando la animalista se acercó al joven cazador, que se encontraba desarmado, e intentó arrebatarle las riendas mientras gritaba, lo que provocó que la montura enloqueciera y zarandeara a su jinete. Aunque el niño consiguió mantenerse sentado sobre la silla, sus padres decidieron denunciar a la animalista por violencia. A pesar de que la cacería se estaba desarrollando conforme a la normativa legal establecida, no era la primera vez que una escena así se vivía, puesto que ese mismo grupo ya había acudido en días anteriores a reventar otras cacerías.

El tribunal de Saint-Nazaire ha condenado al radical anticaza a indemnizar con 200 euros a la familia de cazador, a pagar otros 500 euros de multa por violencia voluntaria y hacerse cargo de todas las costas del juicio, que ascienden a 600 euros. En total, la animalista pagará 1.300 euros de sanción.
Para la Société de Vénerie Bretonne esta sentencia ha sido considerada histórica: «Por primera vez se ha condenado un acto de violencia que nosotros, los cazadores, llevamos tiempo denunciando».

Francia castigará con cárcel a quienes boicoteen las cacerías

El pasado mes de abril el Senado francés aprobó el proyecto de ley para establecer la Oficina de la Biodiversidad de Francia. Este trámite supone un avance histórico para los cazadores franceses, que pasarán a formar parte del organismo más importante en materia de biodiversidad en el país galo y que, en la práctica, supone una fusión entre la Agencia Francesa para la Biodiversidad y la Oficina Nacional de Caza y Vida Silvestre. Desde el 1 de enero de 2020, esta entidad representará a la administración en las labores de control ambiental y en la entrega de las licencias de caza y pesca. 

El proyecto crea un nuevo tipo penal: la obstrucción a la caza, que prevé penas de hasta un año de prisión y una multa de 30.000 euros. Hasta ahora, el hecho de obstaculizar o boicotear una cacería en Francia se castigaba con una simple infracción administrativa –al igual que sucede en España–. Durante el proceso, el senador LR, Jean-Noël Cardoux, autor de la enmienda, puso como ejemplo un caso similar que mencionamos en esta noticia para denunciar que los boicot a las cacerías han aumentado en los últimos años, subrayando que «supone un peligro para los hombres y los animales». «Los antispecistas interrumpen las caza; En Bretaña hicieron caer a un hombre a caballo. Resultado: dos extremidades fracturadas y meses en el hospital. Algunos envenenan perros, otros sabotean torres de vigilancia, que se usan para cazar, y los puestos para cazar aves acuáticas. Todos tienen sus ideas, pero estamos en un estado de derecho y la caza está legalmente permitida», aseguró. 

Comparte con tus amigos










Enviar

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here