fbpx

CL Curio 7×21, los últimos prismáticos de Swarovski Optik

Los nuevos binoculares aúnan un innovador diseño con especificaciones técnicas avanzadas para una experiencia sencilla, portátil e intuitiva que los convierte en los más ligeros y compactos de su categoría.

Swarovski Optik, el fabricante de óptica de alta precisión para grandes distancias líder en el mundo, abre nuevas perspectivas con su último lanzamiento de binoculares: CL Curio 7×21. Diseñados en colaboración exclusiva con el diseñador industrial Marc Newson, reconocido a escala mundial, ofrecen una potencia y un diseño extraordinarios que nos llevan a preguntarnos: «¿Qué se puede descubrir al mirar más de cerca?».

La vuelta al aire libre

En un mundo siempre cambiante y cada vez más incierto, se ha producido un indiscutible cambio colectivo de mentalidad: una nueva actitud, una nueva forma de existir. Están resurgiendo notablemente en todos los grupos de edad algunos cambios como el deseo de viajar con un enfoque más lento y consciente, centrándose en las experiencias basadas en la naturaleza.

Además, los accesorios y la moda funcionales están destinados a crecer en el mercado, puesto que los clientes optan por artículos que representan quiénes son y cómo viven su vida.

Puesto que muchas personas están volviendo a centrarse en el aire libre, los CL Curio 7×21 están perfectamente posicionados para resultar populares entre los amantes del diseño y los entusiastas del aire libre, ofreciendo un diseño impresionante y una gran precisión para acceder a los grandes misterios del mundo natural de forma compacta.

«Nuestros productos agudizan los sentidos para percibir la belleza de la naturaleza y comprender la necesidad de protegerla. Experimente la belleza del momento, conecte con su esencia y enamórese de la Madre Naturaleza», afirma Carina Schiestl-Swarovski, directora ejecutiva y presidenta del Comité Ejecutivo de Swarovski Optik.

‘Expect the unexpected’

La campaña, llamada ‘Expect the Unexpected’ (‘Espera lo inesperado’), lleva a la vida el proceso de creación del CL Curio 7×21 para un nuevo mercado centrado en el diseño. Los binoculares son una nueva y ambiciosa oferta de Swarovski Optik que reta a los usuarios a atreverse a buscar lo inesperado, no solo en el mundo que les rodea, sino también en sus suposiciones sobre los binoculares en primer lugar. En palabras de Carina Schiestl-Swarovski, «cuando miro a través de los binoculares, todas las distracciones desaparecen. De repente, estoy justo ahí, en medio de
la acción. El momento de experimentar tales maravillas es muy intenso. Es entonces cuando recuerdo lo bonito y asombroso que es el mundo. Para verlo usted también, lo único que debe hacer es observar de cerca».

Una maravilla mecánica

Desde una perspectiva técnica, los CL Curio 7×21 son dignos de admiración. Tienen un diseño impresionante y compacto y son un artículo único en el mundo de la óptica para grandes distancias, en particular, en lo que respecta al diseño de puente sin juntas, un punto clave para Newson, conocido por su inesperada reinterpretación de las formas sencillas.

El objetivo de Newson era desarrollar «un resultado muy limpio tanto con la bisagra abierta como cerrada: un problema de diseño que, hasta donde yo sé, no se había solucionado nunca antes». El miembro más reciente de la familia CL de Swarovski Optik, el CL Curio 7×21, aúna este innovador diseño exterior con especificaciones técnicas avanzadas para una experiencia sencilla, portátil e intuitiva que los convierte en los binoculares más ligeros y compactos de su categoría.

La unión entre funcionamiento y diseño

Con dos elegantes paletas de color (completamente negro y Burnt Orange con puente plateado), los CL Curio 7×21 son tan impresionantes como un accesorio urbano y son un dispositivo ideal para los amantes de la naturaleza y de las aventuras al aire libre. Su historia de diseño es intencional, puesto que están elaborados para aunar el romanticismo de la naturaleza con la perfección óptica y mecánica al observarlos más de cerca.

En palabras de Newson, «hay un aspecto increíblemente romántico en este proyecto, puesto que los binoculares son objetos atemporales y su función es parecida a la magia: permiten observar cosas que normalmente son invisibles a simple vista. En la actualidad, quedan pocos objetos de este tipo: un dispositivo verdaderamente analógico. A diferencia de muchas cosas digitales, son completamente resistentes al futuro».