fbpx

Cinco codornices muy raras cazadas en el inicio de la media veda

Recopilamos los cinco ejemplares de codorniz más raros cazados durante las primeras jornadas de media veda por los seguidores de Jara y Sedal.

Detalle de la pata de la codorniz junto a una imagen de archivo. ©JyS

Hace unos días, en gran parte de las comunidades autónomas de nuestro país, tuvo lugar la apertura oficial de la media veda y son muchas las fotografías e historias de extrañas piezas que llegan hasta nuestra redacción, sobre todo de codornices raras, de las que hoy mostramos las cinco más curiosas. Codornices de patas negras, con plumajes muy claros, con las patas atrofiadas… no te pierdas los siguientes raros ejemplares abatidos en las primeras jornadas estivales.

Una codorniz oscura en Teruel

El ejemplar de codorniz. © S. B.

El cazador valenciano Salva Bolea, natural de la localidad valenciana de Llíria, abatió el pasado fin de semana una codorniz inusualmente oscura en un coto de la provincia de Teruel.  La cacería tuvo lugar en El Pobo de la Sierra, un coto que cuida la fauna silvestre autóctona, según pone en valor el propio cazador. «Hay una particularidad muy rara que es donde cacé esa codorniz, abatimos bastantes ejemplares y llegamos a ver a 59 en total, todas salvajes», explica a este medio, lo que corrobora el excelente año de codorniz en la zona.

«Nunca había visto una codorniz con las patas negras, y entre otras cosas el pico también era mucho más negro en la punta que en la parte interior, el pelaje superior era muy raro y oscuro», describe Bolea. Además, cree que es un ejemplar hembra «a pesar de lo que aparece en la foto, porque corbata en sí no tiene».

Otra codorniz con este inusual color

Detalle de la cabeza de la codorniz 'negra'.

Esta no ha sido la única imagen de una codorniz ‘negra’ que ha llegado a nuestra redacción. Esta otra imagen, también reciente, ha sido abatida este año por otro seguidor de Jara y Sedal, tal y como nos hizo saber a través de nuestro grupo de Facebook.

Y otra codorniz que tiene negras hasta las patas

El cazador Cristian Alconchel, de Zaragoza, ha enviado a este medio otra codorniz extraña abatida en un coto de esta provincia con la peculiaridad de que es negra casi en su totalidad, incluidas las patas.

«Por la tarde, los perros estaban trabajando bien, pero cuando llegó esta codorniz les tocó emplearse a fondo, porque no quería salir. Sí que es verdad que el calor no beneficiaba al lance… pero al final la hicieron volar y la abatí», explica Alconchel. «Es de tamaño normal, igual que las otras, pero es negra casi al completo y tiene las patas también oscuras», puntualiza Cristian.

Alconchel destaca el buen trabajo de sus canes, dos pointer de nombre Bil y Bos, de 5 y 7 años:

Codornices oscuras casi en su totalidad -incluso en sus patas-, con plumajes extrañamente claros, con las patas atrofiadas… no te pierdas ninguno de los raros ejemplares abatidos estos días.

Una vieja codorniz con las patas gravemente atrofiadas en Burgos

codorniz pata

Este ejemplar, que carece hasta de dedos y uñas, fue abatido hace unos días por el cazador Urtzi Núñe, que narró a esta redacción cómo se hizo con la pieza el 15 de agosto sobre las 11:15 de la mañana en un rastrojo con paja en el coto de Extramiana, ubicado al norte de Burgos. «Los perros mostraron la pieza en una fila de paja y, al pisarla, arrancó», explica el cazador a este medio.

Núñez detalla a la codorniz le costó alzar el vuelo «pero cuando cogió un metro de altura, el vuelo era de una codorniz sana». «Sí me fijé que le costó arrancar y, luego, al cobrarla, me di cuenta de cómo tenía las patas». Aunque volaba a la perfección, el ave «no se podía impulsar bien por el estado de sus dos patas», puntualiza Urtzi.

Una codorniz con un extraño plumaje muy claro

Cristian Sierra, de Bijuesca (Zaragoza), caza en un coto cerca de Calatayud, en la misma provincia, y hace unos días capturó una codorniz con un claro plumaje. «Fue muy complicado el disparo porque salió justamente de donde estaban los perros bebiendo agua, y era una zona que hacía curva. Finalmente pudimos hacernos con ella y, cuando la cobraron los canes, nos encontramos con la sorpresa», explica.