fbpx

Los cazadores seguirán trabajando en la conservación del lince ibérico

Fundación Artemisan promoverá una estrategia de comunicación y sensibilización enfocada a implicar y reivindicar la importancia de cazadores, gestores y propietarios de cotos y fincas privadas como agentes fundamentales para la preservación de la especie.

lince cazadores caza podemos

Por Fundación Artemisan

Fundación Artemisan reafirma el compromiso del sector cinegético con la conservación de la fauna a través de su participación en el proyecto LIFE LynxConnect, una iniciativa transnacional cofinanciada por la Unión Europea y coordinada por la Junta de Andalucía, donde 21 instituciones públicas y entidades privadas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Región de Murcia y Portugal trabajarán, hasta 2025, para la consolidación definitiva de las poblaciones de lince ibérico y revertir su situación de la categoría de «en riesgo» a «vulnerable».

Tras la línea establecida por proyectos anteriores, como LIFE+Iberlince, desarrollados desde 2002 para la recuperación de la especie, LynxConnect dará un paso más allá y aunará, junto a los esfuerzos de reintroducción, manejo de hábitat y sensibilización, una estrategia enfocada a conectar los núcleos poblacionales existentes, con el fin de garantizar su autonomía y reproducción a largo plazo.

Fundación Artemisan encabezará la representación del sector cinegético, siguiendo la estela marcada establecida anteriormente por la Federación Andaluza de Caza y APROCA, lo que implica el reconocimiento del mismo para la conservación del lince ibérico, al ser cotos y fincas de titularidad privada donde se encuentran la mayor parte de sus poblaciones y sobre las que se desarrolla buena parte de de las acciones de reintroducción.

De esta forma, Artemisan desarrollará una estrategia de comunicación, divulgación y sensibilización enfocada a implicar a cazadores, propietarios y otros agentes cinegéticos en la conservación del felino y a poner en valor sus esfuerzos de cara a la sociedad. Para ello, se llevarán a cabo diversas jornadas formativas y colaborativas, organizadas en coordinación con el resto de miembros del proyecto, administraciones públicas y federaciones y asociaciones de caza, entre otros. Además, la gestión de conejo de monte, principal fuente de alimentación del felino, será otro de los ámbitos de actuación, para lo que la Fundación creará una red de voluntariado de censos.

Fundación Artemisan ya ha mantenido las primeras reuniones en el marco del proyecto y se encuentra inmersa en la planificación de las actuaciones que, en coordinación del resto de socios participantes, se pondrán en marcha próximamente y que han dado su pistoletazo de salida con las primeras reintroducciones de 2021.

Con estas reintroducciones, la Península Ibérica sumará 27 nuevos ejemplares a los más de 800 que ya se cuentan, a día de hoy, según los datos publicados recientemente por la Fundación Biodiversidad. Una cifra esperanzadora para esta especie que apenas sumaba 94 ejemplares en 2002 y que, gracias a los esfuerzos de los distintos agentes implicados, en los sucesivos proyectos LIFE, no ha parado de crecer.