fbpx

Uno de cada cuatro cazadores dejará de cazar si se prohíbe la munición de plomo

Según un nuevo estudio, la prohibición del uso del plomo en la munición de caza provocaría pérdidas de 5.700 millones de euros. Además, el 25% de los cazadores colgaría la escopeta.

Cartuchos de plomo junto a una escopeta. © Shutterstock

La prohibición de la munición del plomo es uno de los objetivos de los grupos ecologistas, conscientes de que es una de las vías que tienen para acabar con la actividad cinegética, como ya te hemos explicado en Jara y Sedal. Pero este anhelo anticaza, que ya es una amenaza real tras la publicación del Informe de Restricciones del Anexo XV de la ECHA (actualmente en fase de consulta pública), tendría un impacto muy negativo en diferentes aspectos, por eso la Federación Europea de Deportes de Tiro (ESSF) ha realizado un nuevo estudio para conocer cómo afectaría a los cazadores europeos la prohibición del uso del plomo en las municiones. La investigación, que ha recibido más de 18.000 respuestas de cazadores, fue diseñada con el fin de recopilar datos sobre el impacto socioeconómico de prohibir el plomo en las municiones de escopeta y rifle.

Las conclusiones son muy preocupantes. Según el estudio 1 de cada 4 cazadores dejará de cazar si se hace realidad la prohibición total de las municiones de plomo y al menos el 30% cazará con menos frecuencia. Y en Europa hay 7 millones de cazadores. Por eso, la prohibición provocará una pérdida económica para la Unión Europea de al menos 5.700 millones de euros debido a la reducción de la actividad de caza.

Además, al menos el 20% de los cazadores dejarán de realizar actividades de tiro (distintas de la caza), como la práctica o el tiro deportivo, y aproximadamente la mitad participará en actividades de tiro (que no sean de caza) con menos frecuencia.

«La ECHA ha subestimado los costos socioeconómicos de prohibir el plomo»

El presidente de FACE, Torbjörn Larsson, ha comentado que: «Este informe, que fue preparado por una consultora independiente, muestra que la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA) ha subestimado drásticamente los costos socioeconómicos de una propuesta de prohibición del plomo en las municiones para los cazadores europeos.

El informe también descubre nuevos problemas que no se han tenido en cuenta, considerando que algunas categorías de armas de fuego (por ejemplo, rifles de percusión anular como las carabinas del .22 o el .17HMR) no tienen municiones sin plomo lo suficientemente precisas. En total, el estudio estima que el 34% de las armas de fuego que ahora están operativas son incompatibles con municiones sin plomo . Los costos relacionados con el reemplazo de esas armas de fuego podrían alcanzar, como mínimo, 14.500 millones de euros

La mayoría de los cazadores, preocupados por el precio de la munición sin plomo

Los costos de sustitución o modificación de armas de fuego no son los únicos factores que angustian a los cazadores: aproximadamente el 70% de ellos están ‘muy preocupados’ o ‘preocupados’ por el incremento de precio que acarreará la munición sin plomo y por el mayor peligro que implica su uso. De hecho, al 54% de los cazadores les gustaría que se les impartiera formación práctica sobre el uso seguro y adecuado de munición sin plomo.

En relación a la seguridad, el informe destaca otro dato preocupante: casi la mitad de todos los encuestados (46%) afirmó que usaría escopetas que no han sido diseñadas para disparar acero. Este material es la alternativa al plomo que debería usarse en caso de su prohibición, pero puede provocar reventones en escopetas que no han sido fabricadas específicamente para su uso. Desde la ESSF destacan que «teniendo en cuenta que la propuesta no obliga a los cazadores a modificar sus escopetas, si esta se hace realidad, representa un riesgo para la seguridad de los cazadores, aunque sea autoinfligido».

Según la encuesta, solo el 30% de los cazadores están en condiciones de cumplir fácilmente con la posible restricción. La situación solo mejorará ligeramente con el tiempo: el 35% de los cazadores dicen que podrían cumplir en términos de actividades de caza, y el 40% para actividades de tiro que no sean de caza, para 2030.

La ESSF concluye que «los datos que surgen de la encuesta una vez más demuestran de manera clara e incuestionable cómo, dado el cronograma y el alcance de la propuesta actual, la prohibición propuesta de municiones de plomo tendrá importantes impactos socioeconómicos en la comunidad de caza en el Espacio Económico Europeo. Se necesitan plazos más prolongados y una cooperación más amplia con todas las partes interesadas, los cazadores y fabricantes de referencia en primer lugar, para obtener resultados realmente eficaces y minimizar el impacto negativo de la restricción».

¿Quién forma el European Shooting Sports Forum (ESSF)?

El European Shooting Sports Forum (ESSF) es una plataforma informal donde representantes de organismos internacionales activos a nivel europeo en los campos de tiro deportivo, caza, recolección de armas de fuego, comercio e industria mantienen un diálogo abierto para discutir temas de interés común, en particular el aspectos ambientales, legales, políticos y socioeconómicos de dichas actividades.

La ESSF está compuesta por la Asociación Europea de Comercio Civil de Armas (AECAC), la Asociación de Fabricantes Europeos de Municiones Deportivas (AFEMS), el Consejo Europeo de Tiro Deportivo (ESSC), la Asociación de Fabricantes Europeos de Armas de Fuego Deportivas (ESFAM), la Federación de Asociaciones de Caza y Conservación de la UE (FACE), la Fundación de Sociedades Europeas de Recolectores de Armas (FESAC) y el Institut Européen des Armes de Chasse et de Sport (IEACS).

Los sectores emplean a más de 600.000 personas en Europa y la facturación anual ronda los 40.000 millones de euros, si se incluyen los ingresos generados por las actividades de caza y tiro, en su conjunto. En total, esto incluye 14.000 minoristas, 300.000 coleccionistas y más de 10 millones de cazadores y tiradores deportivos en Europa.