fbpx

Indignación entre los cazadores españoles por la montería de Portugal: «No representa a la caza»

Las imágenes de una montería celebrada en Portugal en la que se abatieron más de 500 animales y en la que habrían participado cazadores españoles indigna al sector cinegético: «No representa la caza».

montería Portugal

Una montería organizada el pasado fin de semana en el municipio portugués de Azambuja (Lisboa) en la que se abatieron más de 500 animales -entre venados y jabalíes- ha generado una enorme indignación entre los cazadores españoles.

Por su parte, las autoridades lusas han abierto una investigación tras la ola de repulsa que se ha producido por parte de partidos políticos, autoridades locales y asociaciones ecologistas y a la que se han unido los cazadores de nuestro país sobre unos hechos que nada tienen que ver con la caza que aquí se practica.

Un imagen «falsa y distorsionada de lo que representa la caza»

José María Gallardo, presidente de la Federación Extremeña de Caza (FEDEXCAZA), ha asegurado en declaraciones a Jara y Sedal que: «No representa la caza y los cazadores en la actualidad». Además Gallardo se lamenta sobre unas imágenes que dañan al sector y a la inmensa mayoría de personas que practican la actividad en nuestro país.

Gallarado ha recordado que desde la Federación se promueve una caza ética, donde el animal está en libertad, y donde el cazador no una ventaja excesiva sobre los animales.

Los cazadores, mecenas de la conservación

Los 614 millones de euros que la caza aporta a las arcas públicas anualmente en España sirven para mantener las diferentes estructuras del estado y financiar aspectos tan fundamentales como la sanidad, la educación o el medio ambiente. Pero al margen de los impuestos, el informe de Deloitte descubre que hay un importante gasto directo que convierte al colectivo de cazadores en el principal mecenas de la conservación de la naturaleza.

Concretamente, cada año invierten casi 300 millones de euros en acciones directas para mejorar el medio y salvaguardar la biodiversidad.
Según descubre este estudio, el 36% de los titulares de cotos y el 46% de los organizadores profesionales de caza que gestionan terrenos cinegéticos en España destinan 233 millones de euros a repoblaciones y otras inversiones de conservación medioambiental y 54 millones de euros, al mantenimiento y adecuación de accesos, pantanos, podas, mejora del monte y cortafuegos.