Podría parecer ficción, pero es una historia muy real. No hay nada escrito acerca de la forma de sacar los animales abatidos durante una jornada de caza, así que cada uno lo hace como le parezca mejor en cada momento y dependiendo de las circunstancias. La manera por la que ha optado este cazador para sacar a un ejemplar de jabalí es, cuanto menos, sorprendente.

Tal escena tuvo lugar el pasado domingo, 28 de enero, en un área de caza libre cerca de Civís, un pueblo de Alto Urgell de Lleida que hace frontera con Andorra. El nombre del cazador que nos ha regalado este momento es Óscar Pérez y, entonces, se encontraba en una jornada de batida.

Tal y como él mismo ha contado al equipo de Jara y Sedal, uno de sus compañeros, Ferrán Cortés, consiguió abatir un gran ejemplar de jabalí, el cual dio un peso de unos 80 o 90 kilogramos. «Al acabar la jornada teníamos que volver por unas peñas de muy mal andar y era imposible sacar el jabalí», ha explicado.

El cazador que abatió al jabalí posando con el animal. © O.P.

Carga el jabalí a hombros

El coche lo tenían aparcado a medio kilómetro de esa zona complicada de atravesar. «Obviamente no íbamos a dejar el jabalí allí», ha aclarado Óscar. Por lo tanto y dadas las complicadas circunstancias, había que tirar de creatividad y buscar la forma de llevarse al animal.


La reacción de un cazador al ver ahogarse a una cría de jabalí que cruzaba un pantano siguiendo a su madre


Fue entonces cuando sabía que tenía que llevárselo como fuera y se le ocurrió la idea hacerlo «como si llevase a alguien a caballito». Era una de las pocas opciones que había en su mente y no fue del todo descabellada, visto el resultado.

© O.P.

Así lo hizo Óscar. Se cargó el gran jabalí que abatió Ferrán a la espalda y «con paciencia y un par de descansos», según sus propias palabras, consiguieron llevarlo hasta donde estaban los coches.