fbpx

Caza un zorzal común con el plumaje completamente negro en Jaén

Este cazador abatió, el pasado domingo 13 de noviembre en su coto jiennense, un zorzal con una curiosa coloración.

zorzal negro
El zorzal negro junto a otro común abatido por el cazador. © J. M. A.
Publicado: 15 de noviembre de 2022 / Actualizado el: 2022/11/15 - 14:09

El cazador José Manuel Arroyo Trillo, de 24 años de edad y que practica la actividad cinegética en las cercanías del municipio de Noguerones, en el sur de la provincia de Jaén, abatió el pasado domingo 13 de noviembre en los terrenos de la Sociedad de Cazadores de la localidad un zorzal totalmente negro.

Arroyo, que ha enviado las imágenes del ave a la redacción de Jara y Sedal, explica que nunca había visto nada igual: «Cuando lo abatí, comprobé antes de disparar que tenía el mismo vuelo que un zorzal y piaba igual que él, disparé, y cuando fui a cobrarlo, vi que era completamente negro. Nunca había visto nada parecido. Lo puse al lado de un zorzal común y tenía la misma cabeza, el mismo tamaño, el mismo pico… y era idéntico», señala.

El domingo era el primer día de caza de zorzal en Andalucía: «La jornada fue exitosa, y más después de abatir este raro ejemplar», explica. El extraño ave se unen al hallado también el pasado domingo por el cazador granadino José Miguel Prieto, natural del municipio de Los Olivares, cuando estaba de cacería por este coto de la provincia andaluza. Su perro le trajo un animal con un extraño aspecto: un raro zorzal con la cabeza y el cuello blancos.

¿Por qué un ave puede ser de color más oscuro de lo normal?

Este zorzal negro podría ser un caso de melanismo, una condición genética en los animales que hace que, al contrario que los albinos, tengan una capa totalmente negra como consecuencia de un exceso de pigmentos (melanina).

En general, la supervivencia natural de estos individuos es mayor que la de los albinos, que con su capa blanca y los problemas de visión que padecen -son muy sensibles a la luz- tienen pocas esperanzas de supervivencia. De ahí que no es infrecuente que estos individuos se reproduzcan y resulte más común de lo que podemos creer a priori observar poblaciones con un número significativo de individuos melánicos.