Cada jornada de caza es verdaderamente impredecible. Esto es así incluso para los cazadores más experimentados y se debe, sobre todo, porque nadie sabe cómo pueden reaccionar los animales que se encuentran en la naturaleza. Así nos lo demuestra el vídeo que vamos a ver a continuación, con dos ciervas como principales protagonistas del lance.

Hay ocasiones en las que se tiene un objetivo claro a abatir y se dan todas las circunstancias necesarias para que se ponga delante de tu vista y de tu alcance. Es entonces cuando aparece ese momento en el que las pulsaciones comienzan a acelerarse y notas cómo la adrenalina se va apoderando de todo tu cuerpo.

A veces, incluso, todo trabaja para que el resultado de ese disparo en dirección a un ejemplar concreto es totalmente diferente al que podías imaginar. Es justo eso lo que le ha pasado al cazador que ha vivido, en primera persona, la escena que vamos a ver.

Caza dos ejemplares a la vez

La duración del vídeo es bastante corta, pero lo suficiente como para que presenciemos este privilegiado momento que le tocó vivir mientras participaba en una montería.


Padre e hija disfrutan de un puesto de montería de ensueño y cobran en el último minuto dos jabalíes y un ciervo


Al principio de la filmación se puede ver cómo dos ciervas aparecen en escena. El cazador encara el rifle y efectúa un disparo pero, de repente, podemos ver cómo los dos animales caen abatidos al suelo. La bala atravesó al primero y también impactó en el segundo, que estaba justo detrás de él.