fbpx

Cazado un colosal corzo que podría ser el segundo más grande de España

Gonzalo Marian Vicente, un apasionado cazador de 46 años residente en Guadalajara, ha cazado el que podría ser el segundo corzo más grande de España. Él mismo ha relatado a Jara y Sedal todos los detalles del animal que ya había intentado abatir sin éxito el año pasado.

Un experimentado cazador de corzos de Guadalajara, Gonzalo Marian Vicente, ha conseguido abatir el que piensa que definitivamente será el corzo (Capreolus capreolus) de su vida. «Ha dado en una primera medición provisional 229,75 puntos. Ahora mismo sería el segundo más grande homologado en España», relata el propio cazador a este medio sobre un animal que ha puesto patas arriba las redes sociales desde que lo cazara la semana pasada en un coto de la misma provincia en la que reside.

Gonzalo lleva cazando corzos desde que le salieron los dientes. «He cazado más de 300 corzos, pero no me gustan las redes sociales y no quería publicar las fotos de este», dice sobre su impresionante captura que finalmente ha decidido compartir debido a la extraordinaria cuerna que portaba.

Un corzo localizado pero muy esquivo

«El corzo lo teníamos localizado. Era un animal que el año pasado ya habíamos intentado cazar muchos días», relata refiriéndose al coto al que acude habitualmente junto a su hermano. «El año pasado ya le vimos y sabíamos que era muy bueno. Hablábamos de un medalla de oro seguro, pero no le tienes en la mano. No sabes si es un medalla de oro de 130 puntos o de 150 puntos», explica sobre un ejemplar que iba a vender muy caro su pellejo.

«Un día que iba andando con mucho aire lo levanté. Estaba encamado a unos 10 o 12 metros. Pero le vi solo un segundo y enseguida se metió al monte». El territorio que dominaba este imponente macho al que Gonzalo le calcula unos 4 años era difícil de cazar. «Estaba en un sitio muy complicado de monte», apunta el cazador.

Un lance de película para un corzo récord

Gonzalo sorprendió al gran corzo de once puntas en un rececho muy similar en el que el año pasado le sorprendió encamado: «Iba andando y comencé a escuchar un ruido cada vez más cerca. Cuando me quise dar cuenta tenía al corzo parado mirándome, pero me pilló con el rifle colgado y el trípode a un lado y no podía moverme. Tuve que aguantar unos 20 segundos que se hicieron eternos mirándonos cara a cara».

Poco después el animal, que debió no darse cuenta de la presencia del cazador, volvía a caminar tranquilo y Gonzalo aprovechó el momento en que se tapó con una encina para descolgar el arma. «Me oyó, salió corriendo y cruzó un montecito con tan buena suerte de que, al subir un repecho, se paró un segundo de culo y realicé un tiro rápido justo en el momento en que el corzo comenzó a andar de nuevo». Marian lo había fallado.

Dos instantáneas más del colosal animal. / G.M.V.

El destino aún le tenía guardada una segunda oportunidad

«El corzo comenzó a ladrar de nuevo y a correr por mitad de la ladera», relata Gonzalo sobre el instante en que pensó que ya lo había perdido para siempre. Aún así, su experiencia le dijo que debía mejorar su posición y, corriendo hacia su izquierda, volvió a ver al que creía que era su objetivo.

«Vi un corzo subir, apunté de nuevo y ¡era una hembra!». «Pensé que lo había perdido definitivamente pero el macho, que oyó el movimiento de esta salió del monte un segundo y se giró hacia ella. Aproveché ese instante para disparar de nuevo». Ahora sí, Gonzalo había puesto punto y final a una historia que dará mucho que hablar.

Cuando el cazador llegó al animal y observó detenidamente el la cuerna de este, no podría creer lo que había conseguido abatir. «Escribí al grupo de WhatsApp que tengo con mi hermano y puse que no sabía si había cazado el récord de España o qué. Cuando cazas uno de 180 puntos, que tengo alguno, piensas que no vas a volver a disparar otro mejor nunca. Pero este es realmente impresionante», afirma por último aún emocionado Gonzalo sobre el impactante corzo que portaba un trofeo que en una primera medición ha alcanzado la friolera de 850 gramos de peso.

Los dos hermanos junto al corzo. / G.M.V.

Jara y Sedal y Excopesa premiarán la mejor historia de caza con unos prismáticos Minox

Jara y Sedal y Excopesa premiarán la mejor historia de caza con unos prismáticos Minox

¿Has cazado algún animal destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal puede premiar tu historia gracias al concurso que acaba de lanzar junto a ExcopesaSi tu historia es elegida, puede que ganes unos magníficos prismáticos Minox X-Lite 8×42.

Para optar a ellos solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza mayor, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.esy el de Excopesa (@Excopesa). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.

Deja una respuesta