fbpx

Caza un viejo corzo multipuntas que acudió al reclamo con una aparición fantasmagórica

El corzo multipuntas
El corzo multipuntas

El pasado mes de julio el guarda Adrián Martínez abatió junto a un cazador un curioso corzo con hasta nueve puntas en un coto de la provincia de Soria. Lo hizo en un rececho organizado por la orgánica Caza Salvaje & Safaris, dirigida por Gonzalo García-Germán. Llama la atención que no cumple con el patrón característico de las seis puntas de estos animales -tres en cada cuerna-. Tanto en la cuerna derecha como en la izquierda, las luchaderas salen directamente desde las rosetas y tienen una longitud fuera de lo normal -unos 24,5 centímetros cada una de ellas-. Además, destaca la multitud de puntas que tienen tras ellas.

Según relata Martínez a la redacción de Jara y Sedal, «estuvimos recechando el cliente y yo el pasado sábado por la tarde y probé a ir con el pito al medio del monte para ver si encontrábamos algún macho viejo, de esos a los que no se les ve la cara en todo el año. Estuvimos en una zona donde tenía colocadas unas zonas de sal, en un lugar que hacía como un testero, pitando unos 20 minutos, y vimos uno bastante grande, pero no dio la cara», señala sobre el inicio del rececho.

Un disparo a 20 metros

Después de que éste se subiese al monte y se perdiese, «probamos a ir a otra zona donde tenía otra bola de sal colocada», pero «no hubo suerte», por lo que «me moví otros 150 metros y volví a tocar», explica el guarda. «Al cuarto de hora, el corzo apareció y venía derecho al reclamo. Se paró detrás de unas matas y a mí no me dio tiempo a valorarlo bien, porque son corzos de monte que no he visto nunca», expone.

«Se quedó parado y no le toqué el reclamo para que le diese tiempo al cazador a prepararse», sigue relatando el guarda. En ese momento, el cazador llevó a cabo un disparo a 20 metros certero y el animal cayó: «El corzo se acercó muchísimo, en un lance extraordinario, de los que te ponen los pelos de punta. A esa distancia, ni telescopio ni nada. Con los prismáticos, un corzo de esas dimensiones ya a 40 metros te lo dice todo», relata el guarda sobre un lance que no olvidará con un rifle un Blaser K95 monotiro.

YouTube video

La mejor historia de corzos de esta temporada conseguirá un monocular térmico valorado en más de 2.000 euros

sorteo Burris H50 historia corzo

¿Has cazado ya algún corzo destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico monocular térmico Burris H50.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza de corzos, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.