fbpx

5 cosas que los cazadores pueden hacer tras el estado de alarma

Se acabó el calvario que suponía no poder madrugar para llegar al amanecer a tu coto o no poder apurar hasta el último rayo de sol debido al toque de queda. Estas son las cinco cosas que ya puedes volver a hacer.

Cazador con hembra de cabra montés. © Ángel Vidal

La caída del segundo estado de alarma debido al COVID-19 ha conllevado el cese de las restricciones que estaban afectando a toda la sociedad y también a los cazadores. Aunque este periodo de la pandemia no ha conllevado un confinamiento tan estricto como el que sufrimos entre los meses de marzo y junio de 2020, sí que ha llevado asociado el toque de queda o la limitación de los movimientos entre comunidades autónomas, tocando de lleno a la caza. A continuación exponemos cinco cosas que. ahora sí, puedes hacer con tranquilidad.

1- Madrugar más para llegar al coto al amanecer y aprovechar hasta el último minuto

Una de las medidas más criticadas entre los cazadores en el pasado estado de alarma era la prohibición de movimientos entre las 23:00 (ó 0:00 horas en algunas comunidades) y las 06:00 horas de la mañana, entre las cuales solo estaba permitido moverse para cumplir obligaciones laborales, regresar al domicilio o el cuidado de mayores, entre otras cuestiones excepcionales. Con excepciones que citaremos a continuación, los cazadores no podían desplazarse durante ese espacio de tiempo.

Ahora sí: si tu coto queda lejos de casa, podrás levantarte antes para llegar al coto al amanecer y aprovechar las mejores horas en los recechos del corzo. Del mismo modo, por la tarde ya no tendrás que abandonar el rececho en lo mejor de la jornada, esos últimos minutos de luz en los que los corzos salen del encame para dejarse ver en lugares donde a plena luz del día es prácticamente imposible.

2- Desplazarte a otras comunidades para cazar sin sentirte acorralado, como Rambo

Hasta ahora, algunas comunidades como Castilla-La Mancha o Castilla y León permitían que los cazadores acudieran a cazar en batidas por daños agrícolas o sobrepoblación, pero al haber otras como Madrid que no permitían salir, había que sentarse bien a leer y consultar a un abogado para saber qué se necesitaba y dónde se podía acudir y dónde no.

Y el asunto iba más allá, porque en algunos casos como Andalucía había incluso cierre interprovincial y no se podía salir de ella. Esto llevó a miles de cazadores que tenían su coto en otra región o en su misma comunidad pero en otra provincia a tener que permanecer en sus casas. Ahora, con la apertura de cierres perimetrales, eso no ocurre.

3- Ir de espera como Dios manda

Ya no hace falta que recojas casi cuando te acabas de poner a cazar en una espera de jabalí. Aunque algunas comunidades autónomas sí permitían las esperas nocturnas por daños agrícolas o sobrepoblación, no todas dejaban practicar esta modalidad sin tener en cuenta el toque de queda y eso hacía que los cazadores tuviesen que volver a casa deprisa y corriendo. Ahora podrás colocarte más tarde y recoger los trastos cuando creas necesario sin pensar que podrías estar cometiendo una irregularidad.

4- Sacar la pieza cazada del monte y tomarse su tiempo para sacar la carne

El toque de queda obligaba a los cazadores a volver corriendo a sus casas y si cazaban algo, un corzo o jabalí, próximo a la hora de vuelta, podían verse en la tesitura de tener que abandonar parte de la pieza si el tiempo se le echaba encima y no les permitía acabar. Ahora podrán esmerarse en eviscerar el animal y volver tranquilos.

La carne de un animal recién cazado necesita ser correctamente tratada. Eviscerar un corzo o un jabalí en el coto o quitar los testículos a los machos cuanto antes, es algo básico que algunos cazadores tuvieron que dejar de hacer durante los últimos meses si advertían que el toque de queda se aproximaba. Ahora también podrás esmerarte en su procesamiento y aprovechar este excelente recurso que nos brinda el monte.

5- Pistear con tranquilidad una pieza herida

Es similar a lo mencionado anteriormente: hasta ahora, si pinchabas un jabalí próximo a la hora del toque de queda, tenías que ir corriendo para casa sin buscarlo bien.

En cuanto el animal no daba suficiente sangre y se acercaba la hora límite para volver a casa, comenzaban las prisas. Y precisamente estas son malas compañeras si de buscar un jabalí herido en el monte se trata. Tras la finalización del estado de alarma, en aquellas comunidades autónomas donde el toque de queda se ha eliminado, podrás ahora buscarlos con calma y no tendrás que volver a casa para regresar al día siguiente al lugar del tiro, con el problema añadido que suponía para quienes viven lejos de su lugar habitual de caza.