fbpx

Este rehalero caza a cuchillo un descomunal jabalí de 124 kilos con unos colmillos «de espanto»

Pablo Manuel Pastor narra a Jara y Sedal cómo dio caza a cuchillo el pasado sábado a un descomunal jabalí durante una batida en las cercanías de la localidad turolense de Rubielos de Mora.

Javier Fernandez-Caballero

El rehalero Pablo Manuel Pastor experimentó, el pasado sábado 26 de diciembre, uno de los momentos más peligrosos de su vida al tener que abatir a cuchillo a un descomunal jabalí de 124 kilos para que no hiriese a ninguno de sus podencos.

Ocurrió durante una batida celebrada en las cercanías de la localidad turolense de Rubielos de Mora en la que consiguió abatir a un animal que tenía unos colmillos de 19 centímetros de longitud y 2,7 de grosor, obteniendo un trofeo de unos 118 puntos a falta de homologación oficial.

Su objetivo: evitar que el jabalí hiriese a los perros

Fue un lance «a cuchillo total, sin disparo», ya que no le dio tiempo a llegar a los puestos y el joven prefirió entrar al jabalí antes de que hiriese a alguno de sus perros: «Acababa de cazar un jabalí más pequeño cuando, de repente, los perros levantaron del encame a este animal», asegura el joven. «Yo, al ver la cama, ya pude oler y sentir que era un animal fuera de lo común, que era un guarro grande», como así atestiguó segundos más tarde.

A unos 500 metros aproximadamente dio con él: «No llegó a los puestos, ya que los perros lo iban parando y al jabalí no le tocó otra que salir a la pista y a los bancales. Le entré hacia atrás, montándole a caballo, me agarré al pelo del jabalí pero me pegó un latigazo y me tiró al suelo», relata el joven. Tras ello, el jabalí se fue a un bancal inferior y lo cogieron de nuevo los perros: «Ahí fue donde terminé de rematarlo a cuchillo».

El joven explica que, de los últimos años, es el cuarto jabalí más grande que se ha cazado en esta comarca turolense.

Pablo y el gran animal. © P. M. P.

El mismo joven cazó un descomunal corzo durante la pasada primavera

Pablo Manuel Pastor junto al otro gran corzo cazado en Teruel.

Pablo Manuel Pastor también fue el afortunado que dio la pasada primavera a un gran corzo del que todo el mundo hablaba. Las fotos de su trofeo corrían como la pólvora a través de las redes sociales y poco después el propio cazador contactaba con la redacción de Jara y Sedal para revelar todos los detalles del que ha sido su primer corzo en rececho.

«Lo tenía fichado desde marzo. Con borra era impresionante, se le juntaban las dos cuernas», relató a este medio sobre el imponente animal. «Aunque he cazado algunos en batida, ya que en esta zona los cazamos así junto a los jabalíes, en rececho era el primero», añade. Puedes acceder a la noticia al completo pinchando aquí.