fbpx

Cazan un viejo corzo tras localizarlo en el coto vecino y protagonizar esta peculiar estrategia

Dos amigos consiguieron hacerse el pasado 30 de abril en Burgos con un corzo con unas gruesas rosetas en un peculiar lance tras localizarlo en terrenos del coto vecino.

corzo
El corzo abatido por los cazadores. © A. M.

El joven cazador Adrián Moral y su amigo David Ontoria Martín, naturales de Burgos, abatieron el pasado 30 de abril en esta provincia castellano-leonesa, un corzo con unas espectaculares rosetas en el que es, sin duda, uno de los cérvidos con trofeo más peculiar de lo que va de temporada por el grosor y la rareza de éste… y la singularidad del lance, que han narrado a la redacción de Jara y Sedal.

Localizaron al corzo con borra el pasado mes de marzo

El corzo con borra. © A. M.

Allá por el mes de marzo, ambos amigos ya pudieron localizar el corzo en una zona con poca vegetación arbórea, y ya con borra apreciaron su grosor en la parte baja de la cuerna, lo que les dio indicios de que podría ser un animal candidato a ser cazado cuando comenzase la temporada. Ya adentrados en el mes de abril, en una mañana lluviosa, pudieron localizarlo y fotografiarlo sin correaje en la falda de una pequeña montaña.

«El día de antes nos dimos una vuelta por la zona y efectivamente el corzo seguía en su sitio, comiendo cerca de un arroyo con su par de hembras», explica Ontoria. Llegó el 30 de abril, un sábado que amanecía con algunas nubes, algo de aire, pero con una buena temperatura, y a primera hora decidieron intentar cazar este animal, que se ubicaba en una zona boscosa, pero no hubo suerte.

Ya a las 9:30 de la mañana y con pocas opciones de dar con un corzo en el pinar, decidieron ir a intentar dar con él allí: «Fueron en vano las asomadas que hicimos a las siembras donde frecuentaba el corzo. Unas huellas nos hicieron pensar la posibilidad de que otro cazador lo hubiese espantado así que nos encaminamos a detectarlo en otra zona cercana», expone Ontoria.

Localizan al corzo justo en el límite con otro coto

El corzo ya sin borra. © A. M.

Efectivamente, desde un cerro lo localizaron a 500 metros desde su posición, imposibilitándoles tanto el disparo como el acercamiento, ya que comía tranquilo en terrenos del coto vecino: «Nos separaban 250 metros hasta la linde y otros 250 metros hasta el corzo… un fastidio», reconocen los cazadores.

Sin embargo, poco después la situación cambiaba: «Una corza y otro macho careaban en dirección al pequeño pinar donde en su orilla se encontraba el corzo que queríamos cazar comiendo tranquilamente. Fue entonces cuando nos vino a la cabeza la posibilidad de que el macho grande saldría detrás del joven corzo y nos daría la oportunidad de abatirlo en nuestro terreno», recuerda Ontoria.

Pasaron 45 minutos de espera y calma, hasta que de repente el corzo adulto localizó al pequeño y tras un minuto de dubitación entre ambos, el grande arrancó detrás de el más joven: «Fueron segundos de adrenalina a flor de piel hasta que por fin el corzo se paró a aproximadamente 150 metros de nosotros, ya dentro de nuestro coto», detalla el cazador.

Lo siguiente fue un disparo certero y un estallido de felicidad y satisfacción tras haber abatido un corzo que dejó un muy buen sabor de boca a los cazadores. «A parte de por su trofeo -ya que te trata de un corzo adulto y con una cuerna muy singular- por el gran momento que nos había regalado el campo, algo pocas veces apreciado por los cazadores», concluye Ontoria su relato sobre un lance que llevaron a cabo con su rifle Browning Bar 2 en calibre .30-60 Springfield cargado con munición Norma de 180 grains.

La mejor historia de corzos de esta temporada conseguirá un monocular térmico valorado en más de 2.000 euros

sorteo Burris H50 historia corzo

¿Has cazado ya algún corzo destacable, curioso o piensas que el lance fue único? Pues Jara y Sedal y Beretta Benelli Ibérica pueden premiar tu historia gracias a un nuevo concurso. Si tu historia es elegida, puede que ganes un magnífico monocular térmico Burris H50.

Para optar al premio solo tienes que enviarnos un email a info@revistajaraysedal.es, o un mensaje privado a cualquiera de nuestras redes sociales contándonos tu mejor historia de caza de corzos, adjuntar las fotos de ese día y tu número de teléfono, además de seguir en Instagram el perfil de Jara y Sedal (@jaraysedal.es) y el de Beretta Benelli Iberica (@beretta_benelli_iberica). No tiene por qué ser el relato de un trofeo medallable, aunque se valorarán aquellos extraordinarios, curiosos o llamativos a los que les acompañe una buena historia. En este enlace te contamos cómo puedes participar.